> Ediciones Anteriores:  
Título Subtítulo
> Número Revista:  
        
Advertisement
 > Año 13 / Número 141 / Julio 2014 / ISSN 2346-9080 > REVISTA DIGITAL
 
 

 > SUMARIO
Ambiente y Urbanidad contemporánea

Cambio climático y American way of life

Nuevos hábitos de vida y nuevos patrones de consumo para frenar la catástrofe.I Por Fernando Diez

El informe del Panel de Cambio Climático de la Naciones Unidas dado a conocer los últimos días de marzo no ha sido nada alentador. Las cosas no sólo no mejoran, sino que empeoran. Las medidas que se iban a tomar, no se tomaron o son demasiado pocas, por lo que la temperatura del planeta subirá inexorablemente (dos grados como mínimo). Más de lo que creíamos. De hecho ya se comienzan a ver los indicios que las consecuencias serán terribles. Supertormentas, huracanes, tornados, inundaciones y sequías que nos gustaba imaginar distantes, ya se hacen sentir. Los efectos sobre la vida y el futuro de nuestros hijos serán todavía mayores, ellos pagarán la fiesta de nuestras emisiones de CO2 (dióxido de carbono)

¿Qué podemos hacer para evitarlo? Poco. Un cambio climático desfavorable para la especie humana ya es inevitable. ¿Qué podemos hacer para suavizarlo? Mucho. Sobre todo, mucho de lo que no hemos hecho en los últimos 20 años, cuando se firmaron los protocolos de Kioto y se advirtió de la gravedad de un problema que Estados Unidos se empeñó en negar.

Rajendra Pachauri, que lideró el Panel por 12 años, espera que el informe obligue a los gobiernos a actuar ahora. La posición de Estados Unidos ha cambiado mucho desde los tiempos en que George W. Bush negaba el cambio climático, pero la interpretación del actual Secretario de Estado John Kerry es paradójica. Como un modo de presionar a sus conciudadanos para que presten atención al problema ha declarado: “Lean ustedes este informe y verán que no se puede negar la realidad: la ciencia nos está diciendo que a menos que actuemos rápida y dramáticamente, el clima y nuestro estilo de vida están en peligro

No sabemos si los estadounidenses se asustarán con esta advertencia, pero si sabemos que la propia advertencia indica que no desean cambiar su estilo de vida. La declaración es paradójica porque la situación es precisamente la contraria: no será posible disminuir las emisiones globales de CO2 si los norteamericanos no cambian su estilo de vida. Es que el consumo de energía y las emisiones por habitante de los Estados Unidos son el doble que las europeas, y cuatro veces más que las de la mayoría de los demás países.

Esto no se debe tanto a las exportaciones de su mayor productividad (vale recordar que la balanza de pagos de Estados Unidos es crónicamente negativa) sino al alto nivel del consumo interno. Al enorme consumo de energía y de bienes que demanda el “American way of life”.

El típico hogar suburbano con tres autos, que las familias deben utilizar largas horas todos los días para llegar a sus distantes destinos diarios, es parte del pasivo ambiental del estilo de vida americano. Al mismo tiempo que el descarte sistemático es la necesaria consecuencia de un consumo permanentemente incentivado como una virtud del sistema, en tanto mantiene activas las fábricas y hace crecer la economía. Pero la obsolescencia programada que lo hace posible es también la causa de un derroche de energía y materiales de proporciones gigantescas.

  

Podrá pensarse, como aparentemente piensa Kerry, que sería posible reducir las emisiones dañinas al medio ambiente manteniendo el estilo de vida americano en tanto se sustituyan las energías fósiles por energías renovables, se incremente el reciclaje y se realicen otras mejoras tecnológicas. Eso es poco probable. Aunque las mejoras técnicas serán positivas, las drásticas reducciones necesarias solo podrán conseguirse si a la vez se racionaliza el consumo y disminuye la demanda de energía. Tarea nada fácil para una sociedad orientada al consumo.

Seamos sinceros, aunque no todos lo reconozcan el “American way of life” es también el secreto ideal de desarrollo de la mayor parte de nuestras sociedades, lo que se reconoce a simple vista en los iconos de teléfonos y computadoras, los autos, la ropa y en tantos hábitos de consumo.

Despertemos a nuestro sistema político” dijo Kerry en la misma declaración. Pero la misión de los políticos sería tanto convencer a los norteamericanos de la gravedad del cambio climático como convencerlos de que pueden ser felices asumiendo otros estilos de vida más amigables con el medio ambiente.

Transporte público, barrios peatonales, objetos de larga vida útil y nuevos hábitos ligados a la vida sana no nos harán más infelices. Todo lo contrario, nos darán la oportunidad de una nueva y más rica relación con el tiempo, con la naturaleza, la vida intelectual y espiritual, la artesanía y la cocina casera. Ya hay muchos movimientos sociales orientados a la espiritualidad  y una  relación más cercana con la naturaleza. El desafío no es solo encausar esas inquietudes, sino también integrarlas a nuevos procesos económicos.

La radicalidad de las reducciones necesarias para moderar el cambio climático indican que no solo serán necesarias nuevas tecnologías en el campo de la energía y la producción, también nuevos hábitos de vida y nuevos patrones de consumo. Solo tendremos una razonable posibilidad de éxito si a los cambios tecnológicos sumamos también un cambio cultural.

FD

El autor es arquitecto, académico de número de la Academia Argentina de Ciencias del Ambiente, autor del libro Agenda Pendiente (Universidad de Palermo, 2013)

 

De o sobre Fernando Diez, ver también entre otras notas en café de las ciudades:

Número 49 | Mensajes al café 
Más sobre Tenerife, distintos tipos de cafés y un muy buen texto de Fernando Diez sobre la cuestión de los muros. 

Número 72 | Arquitectura de las ciudades 
Crisis de autenticidad: Fernando Diez y los cambios en la arquitectura argentina reciente | Good bye, Magritte? | Marcelo Corti

 

Sobre el cambio climático, ver también en café de las ciudades:

Número 122 | Ambiente 
Doha o el fin de la inocencia | La cumbre climática 2013 y los acuerdos requeridos (que todo el mundo sabe que no se van a tomar) | José Luis Lezama

Política de las ciudades (I)
Sobre la Revolución urbana
Urbanismo ciudadano o urbanismo globalizado I Por Jordi Borja

La revolución urbana, como ocurre con cierta frecuencia en la historia, se nos aparece como una contrarrevolución. Y lo es, aunque con perspectiva (o prospectiva) histórica es probable que se considere como una revolución. Sin remontarnos al Neolítico y la aparición del fenómeno urbano, desde la Baja Edad Media hasta ahora, se conocen algunas revoluciones urbanas. Siempre más o menos vinculadas a revoluciones tecnológicas y económicas, demográficas y sociales, políticas y culturales. Siempre suponen un cambio de escala, de forma de gobierno, de base socioeconómica y de nuevos comportamientos y valores colectivos. En los largos períodos de cambio las ciudades viven transformaciones estructurales, emergen las contradicciones escondidas, se multiplican los conflictos sociales y las formas políticas entran en crisis. Los poderes establecidos no pueden mantenerse como en el pasado y multiplican los mecanismos de dominación y los colectivos sociales dominados rechazan las formas y las prácticas políticas existentes cada vez con mayor radicalidad.

La mirada del flâneur
FIFAdos
Mitos convincentes y mitos endebles sobre los Mundiales I Por Carmelo Ricot

Escribo esta nota antes de la final de la Copa del Mundo 2014 (cuyo resultado no alterará mi convencimiento en lo aquí escribo). Podría sostenerse, como Fernando Pessoa respecto a las cartas de amor, que todas las pasiones futbolísticas son ridículas, pero más ridículo es no tenerlas. Las mías quedaron prontamente enfrentadas, en octavos, cuando mi Suiza natal debió enfrentar a mi Argentina adoptiva y la suerte jugó para la albiceleste en el final como había jugado para la roja en el decisivo primer partido de la ronda inicial, contra Ecuador. Poco para los helvéticos (quizás por mi pasión de hincha reprocho al técnico Hitzfeld la nula oportunidad que dio a algunos buenos jugadores del Lugano FC, como el Rafa Da Silva o el buen zaguero Markaj), mucho e in crescendo para los argentinos, como ya sabrán ustedes. Se atribuyen a este y en general a todos los mundiales algunas propiedades que considero muy dudosas. Se dice por ejemplo que durante su transcurso los gobiernos del mundo se dedican a hacer maldades de toda catadura aprovechando la distracción de sus ciudadanos.

POSICiones cordobesas
Una pequeña casa, lecturas y enseñanzas
Le Corbusier y “esa operación narrativa hacia lo mínimo” I Por Celina Caporossi

Casi contestatario y anti-canon, en contracorriente con la mega arquitectura y muy lejos de la banalidad, parece guardar un mensaje latente, reestableciendo ciertas coordenadas disciplinares necesarias. Sin discurso ni arquitectura grandilocuente, es la reivindicación de la “búsqueda de una arquitectura decente”. Y decente parece ser en definitiva una arquitectura consecuente con su lugar y su época; aún a pesar de sus contemporáneos, dirá en el texto, que no comprenden la “nueva arquitectura”. Lo que atrae del texto es la construcción de una mirada teórica sobre la arquitectura desde el relato minucioso de una casa. En definitiva, no deja de ser la memoria descriptiva de una casa de 60 m2, sobre la que Le Corbusier articula un discurso sobre la dimensión de la arquitectura. El mecanismo narrativo es casi de cirujano, diseccionando lo esencial para diferenciar lo secundario, y en esta operación no solo reubica el punto de vista: lo que en una primera impresión parece obvio, con una lectura más atenta deja de serlo. Así se articularán pequeñas grandes lecciones sobre la observación, sobre el paisaje, sobre el clima, sobre la arquitectura, sobre el territorio.

Política de las ciudades (II)

Derecho a la ciudad y complejidad
Un tejido de relaciones que se construye a medida que se van construyendo sus propias herramientas de construcción I Por Olaf Jovanovich

Esta definición de Ciudad como sistema nos acerca, entre otras, a dos construcciones conceptuales: La primera es que los Sistemas complejos (las ciudades en nuestro caso) no poseen una unidad sustancial, sino que poseen una unidad relacional, a saber: los Sistemas Complejos no son una “cosa”. La segunda construcción está basada en el concepto de emergencia, donde llamamos emergentes a las cualidades (características, propiedades, etc.) de un sistema que presentan una condición de novedad en relación a las características de las partes (o sub sistemas). Esto quiere decir, a grandes rasgos, que la Ciudad como Sistema posee cualidades propias y que no existen en las partes, pero que son construidas, organizadas, que emergen de las relaciones entre las partes, y que si uno descompone la ciudad en esas partes, las propiedades globales dejan de existir. En síntesis, la construcción conceptual devenida de este concepto es la que indica que la ciudad es una unidad global, no elemental.

Ambiente y Proyectos de las ciudades
El cierre del vertedero de Gorai, en Bombay
Premio City to City Barcelona FAD 2014 I Por FAD (Fomento de las artes y el diseño)

Con este premio, el Jurado reconoce que Gorai Dumpsite Closure se convierte en paradigma para muchas otras ciudades del globo al abordar con éxito tres cuestiones fundamentales para el desarrollo de la ciudad contemporánea: gestión, re-naturalización y productividad. Una nueva gestión de los residuos generados en Bombay, más controlada y no contaminante, permite que la ciudad atienda a su periferia, dónde se ubica el vertedero de Gorai, como espacio de oportunidad para la construcción de áreas recreativas para la ciudadanía, entendiendo que la ciudad se desarrolla como un continuum urbano más allá de los límites supuestos. El proyecto revierte una situación catastrófica (degradada y contaminada) desde los propios recursos existentes, construyendo una gran colina verde sobre los estratos consolidados y descontaminados del vertedero, para producir energía eléctrica a partir del aprovechamiento de las emanaciones de gas metano de los residuos enterrados bajo el manto vegetal.

Terquedades
Una mirada arrabalera a Buenos Aires I Columna a cargo de Mario L. Tercco

En este número: Terquedad 2030 (sobre gustos)

 

Del Piero y el Defensor del Pueblo sobre ACUMAR, una consulta sobre legislación urbanística y la oposición al micro-estadio de Balvanera.

 

Encuentros, Jornadas, Seminarios, Congresos: UPE11- Conducir las transformaciones urbanas, en La Plata - IV Congreso Internacional de Historia "Cultura, Sociedad y Poder", en Goias - XVI Congreso Iberoamericano de Urbanismo, en Sintra - 5° Congreso Internacional Solar Cities, en el CMD de Buenos Aires - 2º Congreso Iberoamericano de Suelo Urbano, en La Habana Convocatorias y Concursos: XV Premio SCA-CPAU de Arquitectura y Urbanismo - Concurso (Des)Bordes Urbanos - Cuadernos de Vivienda y Urbanismo Cursos y programas académicos: Espacio público: políticas urbanas y ciudadanía - Curso Las Formas del Desarrollo Urbano, en Córdoba - Prácticas del urbanismo, en la FADU-UBA - Curso de Arquitectura del Paisaje, en Morón - Cuidado y manejo de césped en predios deportivos - Seminarios de Doctorado en Tilcara Exposiciones y muestras: Acción Urgente, en Proa - Con o Sin Techo, exposición itinerante - Metamorfosis. Visiones fantásticas de Starewitch, Švankmajer y los hermanos Quay, en el CCCB Noticias y publicaciones: Tributación Inmobiliaria en América Latina - Nuevo proyecto del IVM: Passages - Publicaciones de la Red Mujer y Hábitat - Espacio público, urbanismo y movilidad, 4 conferencias en la Web de FIU - ARQA Comunidad - Esclavitud hoy.

 


 

 

 


 

> ACERCA DE CAFÉ DE LAS CIUDADES

café de las ciudades es un lugar en la red para el encuentro de conocimientos, reflexiones y miradas sobre la ciudad. No es propiedad de ningún grupo, disciplina o profesión: cualquiera que tenga algo que decir puede sentarse a sus mesas, y hablar con los parroquianos. Amor por la ciudad (la propia, alguna en particular, o todas, según el gusto de cada uno), y tolerancia con las opiniones ajenas, son la única condición para entrar. Hay quien desconfía de las charlas de café: trataremos de demostrarle su error. Nuestro café está en cualquier lugar donde alguien lo quiera disfrutar, pero algunos datos ayudarán a encontrarlo. Estamos en una esquina, porque nos gustan los encuentros, y porque desde allí se mira mejor en todas las direcciones. Tenemos ventanas muy amplias para ver la vida en las calles, y no nos asustan sus conflictos. Es fácil llegar caminando a nuestro café, y por eso viene gente del centro y de todos los barrios (sí alguien prefiere un ambiente exclusivo, que se busque otro lugar). No faltaran datos sobre cafés amigos, porque nos gusta andar de bar en bar: ¿cómo pedirle a los parroquianos que se queden toda la noche en el nuestro? Esa es la única cadena a la que pertenece el café de las ciudades: la de todos los cafés únicos e irrepetibles, en cualquier esquina de cualquier ciudad.

*Marca en trámite

*Las notas firmadas no expresan necesariamente la opinión del editor.

STAFF
Editorial Café de las ciudades
ISSN 2346-9080
Director:
Marcelo Corti
Diseño: Laura I. Corti
Corresponsal en Córdoba: Carola Inés Posic
Corresponsal en Buenos Aires: Mario L. Tercco >

CONTACTO

Dirección: Honduras 5822 CP: C1414BNJ. CABA. Argentina
Teléfono/Fax: (54-11) 2070-1346
E-mail: editorial@cafedelasciudades.com.ar
URL: http://www.cafedelasciudades.com.ar

Al incluir un mecanismo de remoción, este material no puede considerarse spam.
Material protegido por la legislación autoral. Para su reproducción, consultar con el editor o con el autor en cada caso.
Copyright © 2002 - 2003 - 2004 - 2005
- 2006 - 2007 - 2008 - 2009 -2010 - 2011-2012 - 2013 - 2014 café de las ciudades para todo el material producido para esta edición.
café de las ciudades / ISSN 2346-9080