conocimiento, reflexiones
y miradas sobre la ciudad


r e v i s t a  d i g i t a l
aparece el primer lunes de cada mes

AÑO 6 - NUMERO 60 - Octubre 2007

> EDICIONES ANTERIORES     

Todos Autor Sección
Título Subtítulo Ciudad
Número Revista
 > SUMARIO
Arquitectura de las ciudades

El Kavanagh

La proa de Buenos Aires I Por Mario L. Tercco

A los de Bulnes

N. de la R.: El texto de esta nota corresponde a la presentación que nuestro corresponsal en Buenos Aires realiza al Concurso de ByMPUs 2007 de café de las ciudades. Por su extensión y por sus conceptos, la superioridad editorial ha considerado oportuna su publicación como nota autónoma.

 

Felizmente, no nos debemos a una sola tradición: podemos aspirar a todas.

Jorge Luís Borges



La banalidad de algunas de las torres que se están construyendo en Puerto Madero hace más evidente la calidad urbana del gran rascacielos de Buenos Aires: el edificio Kavanagh, frente a la Plaza San Martín. Han pasado 70 años desde su construcción; una feliz coincidencia aunó la voluntad rentística de una señora de la oligarquía argentina, doña Corina Kavanagh, la habilidad eclecticista del estudio de arquitectura Sánchez, Lagos y De la Torre, y un terreno excepcional (en el borde entre la cuadrícula fundacional de la ciudad y la barranca costera que sacude la llana monotonía pampeana). El edificio fue por varios años el más alto del mundo entre los construidos en hormigón armado, y es hoy uno de los más caros de la ciudad. Prescindiré de estos records mundanos para centrarme en lo que considero su cualidad excepcional: la adecuación al contexto geográfico y urbano desde la interpretación particular de una tipología arquitectónica.




El predio donde se asienta el Kavanagh tiene la forma de un triangulo alargado, resultado del desvío que la barranca costera le impone a la calle Florida y que hace a esta toparse en ángulo con San Martín, luego de correr paralelas a lo largo de todo el casco fundacional de la ciudad. La planta que los proyectistas pergeñaron se asemeja a una especie de máquina de forma simétrica, con dos estratos de planos retrancados entre sí en las fachadas sobre las respectivas calles, articuladas por una rótula de forma semicircular en la esquina. En elevación, el edificio presenta dos grandes retranqueos (que replican el juego de "bambalinas" de los planos de fachada); el primero de estos retranqueos se produce a la altura de los 37 metros que corresponde a la alineación de fachadas de los edificios circundantes (al menos, hasta la aparición de un par de molestas torres en la segunda mitad del siglo XX) y, en especial, del vecino edificio del Plaza Hotel.





De tal forma, nuestro rascacielos porteño presenta a grandes rasgos tres aproximaciones visuales: una, que corresponde a la llegada por el oeste desde la calle San Martín, donde el edificio se incorpora a la alineación y la textura propias de las calles del centro de Buenos Aires. Las dos restantes son las más conocidas y fotogénicas: desde la Plaza, el Kavanagh es un elegante telón de fondo que contiene el espacio público; en la actualidad, la profusa arboleda hace más discreto y elegante ese rol, que fuera más rotundo en los primeros años. Y desde el Bajo de Retiro, desde el Puerto, el Kavanagh es la proa de un extraño barco grisáceo hacia el río, o de la misma ciudad, si registramos el encastre del rascacielos al tejido urbano. En esta vista, el Kavanagh es también un eco ampliado de la barranca, la nostalgia de una topografía que Buenos Aires no tuvo (así como los pequeños retranqueos menores en los quiebres volumétricos del rascacielos replican y redundan en el motivo del escalonamiento; así como las torres del Santísimo Sacramento replican la verticalidad del rascacielos).




La resolución urbana del Kavanagh resulta tan contundente y eficaz que disimula la escasa atención brindada por sus proyectistas al nivel de ingreso en su interfase con la calle, o el descuido con que se resolvió el pasaje-buña de separación respecto al Plaza Hotel (e incluso, a la molesta invasión de aparatos split sobre sus fachadas). Versión criolla del rascacielos zigurath norteamericano, la simetría y la contención clasicista dotan sin embargo al Kavanagh de un vago aura europeísta extraño a la chúcara prepotencia de sus antecedentes neoyorquinos. La simetría (en cualquiera de las bisectrices del triangulo predial), la planta acomodada a las exigencias del edificio como conformador urbano, el severo remate en mansarda (todo lo contrario del asalto al cielo de los rascacielos de Raymond Hood y los dibujos de Hugh Ferris, e incluso de la atrevida referencia publicitaria al radiador en el Chrysler Building), reafirman la matriz cultural a la vez provinciana y refinada de la cultura conservadora argentina en la decadencia de la edad de oro agroexportadora.

MLT

Sobre el Edificio Kavanagh, ver también la nota de Adriana Irigoyen (fuente: Revista Summa+ N 251, 1988), reproducida en el sitio Web de la FADU - UBA.

Sobre la construcción en altura en Buenos Aires (y su decadencia), ver también en café de las ciudades:

Número 34 I Tendencias
La génesis de Torre Country I Una tipología antiurbana (II). I Mario L. Tercco

Número 33 I Tendencias
Los deseos imaginarios del comprador de Torre Country I Una tipología antiurbana (I) I Mario L. Tercco

Número 9 I Tendencias
La ciudad: de la caída del muro al 11-S (parte II) I La evolución en Buenos Aires. I Sergio Cano

 

Planes de las ciudades (I)
El Plan Urbano Ambiental: momento de decisión
Un marco legal imprescindible para Buenos Aires I Por Mario Sabugo

El documento mismo del Plan Urbano Ambiental no es, de por sí, suficiente panacea para toda la compleja problemática de desajustes urbanos y ambientales. Pero su transformación en ley es el paso imprescindible para poner en marcha un proceso superior de planeamiento. Sin Plan no hay marco legal para reformar las normativas, para articular debidamente las obras públicas, para coordinar políticas urbanas y ambientales a escala metropolitana, ni para formular los Planes urbanos de las futuras Comunas. Con frecuencia, en este tema se agita una antinomia entre el interés especulativo y el bien común: si se adopta ese marco conceptual, entonces es necesario reflexionar muy seriamente acerca de cuál factor se beneficia y cuál se perjudica si el Plan vuelve a ser postergado.

 
Lineamientos Estratégicos para la Región Metropolitana de Buenos Aires
Escenarios alternativos, políticas urbanas, instrumentos de gestión; entrevista a Alfredo Garay I Por Marcelo Corti

El esquema de lineamientos asume la imposibilidad de plantear mandatos de planeamiento y, en cambio, se dedica a establecer escenarios posibles en función de políticas sociales y económicas más amplias. Para esto propone 12 temas de intervención, insertos respectivamente en las matrices productiva, ambiental y social y, en función de ello, dilemas (aunque algunos, por su propia asimetría, no pueden ser considerados como tales...) que en la combinación de sus posibles resoluciones, y en una jerarquización dada por el sistema de tracciones entre las alternativas posibles, establecen dichos escenarios de planeamiento. Así se identifican un escenario reciente (marcado por las políticas de los 90), un escenario previsible en caso de continuar las decisiones recientes, un escenario basado en el desarrollo de la matriz productiva y un escenario de desarrollo social.

 
Inflexiones urbanas y ciudades globales
Evidencias y jerarquías I Por Fábio Duarte y Clovis Ultramari

En un nivel un poco superior a esta jerarquía, pero aún dentro de las ciudades globalizadas, están aquellas con capacidad de atraer algunos agentes importantes de la economía mundial. Estos agentes serían, por ejemplo, sucursales de compañías internacionales capaces de hacer parte en la red de ciudades, pero que solamente respetan las decisiones tomadas en sus sedes. Esto no hace que estas ciudades sean globales de la manera como las entendemos aquí. Si por ejemplo fueran sometidas a catástrofes que las llevan a una destrucción total, eso no tendría riesgos para la forma como la red económica global se estructura. Tal hecho provocará solamente la necesidad de ajustes, mayormente a nivel nacional. Un caso reciente es New Orleans, subsidiaria de una gran cantidad de compañías internacionales, destruida por un fenómeno natural en el 2005.

 
El arte de mirar
Sobre la exposición de fotografía urbana "Ciudad de miradas perdidas y corazones solitarios", de Daniel Escalé I Por Laura Corti

El cazador de imágenes instantáneas del siglo XXI se convierte en observador, a la vez que narrador, de historias que dicen por lo que muestran y conmueven por lo que ocultan. En ese constante movimiento recíproco entre el encuadrar y el excluir, el fotógrafo urbano no describe las ciudades, más bien, las evoca en la imagen de sus habitantes. Rostros, gestos y cuerpos marcados por ese estar en la ciudad, por ese ser con la ciudad. Las imágenes construyen un espacio donde la coexistencia de impresiones hace visible aquello que sin un marco es inaprensible. Los límites que la mirada del fotógrafo pone a ese continuo urbano se vuelven caprichos de una subjetividad única, pero al mismo tiempo, devuelven, una y otra vez, esas figuras engendradas y conservadas por la ciudad: el solitario, el vagabundo, el extranjero, el bohemio, los enamorados...

 
La pandilla de Asakusa
Promiscuidad urbana y literaria en la novela inicial de Kawabata I Por Marcelo Corti

El infierno-paraíso de geishas y gigolós adolescentes es una parte de esa promiscuidad, pero a esta hay que agregarle la que se da entre el carácter sagrado del templo de Kannon y su pagoda respecto a la mundana profusión de personajes de la vida; la confusión entre arte y prostitución en los cabarets y teatros, la ambigüedad sexual de algunos de los personajes, las idas y venidas entre el mundo delictivo y el del trabajo, la honorabilidad de los pillos y la miseria moral de las "gentes de bien", y la contradicción entre la ebullición de la vida en la superficie y el respeto profundo de "una red de códigos pertenecientes a una larga tradición". Una contraposición que surge eficazmente en La pandilla..., se da entre la babilónica Asakusa y el correcto distrito comercial de Ginza.

Buenas y Malas Prácticas Urbanas 2007

Centro de Santiago - Kavanagh - Water-Taxi - Parque Alem - ABL porteño.
Y una "competición" paralela: cuáles son los mejores, o más influyentes, o más recomendables libros escritos sobre ciudad y urbanismo a lo largo de la historia?

 

Blogs de Concepción del Uruguay y San José de Costa Rica, saludos e invitaciones desde La Paz y Bogotá, y un reclamo por el Abasto tucumano.

 

Renta urbana, arquitectura y ciudad, según Nicolini - Dott, innovación social y diseño - Luchas, solidaridad y justicia por la seguridad del derecho a la vivienda y la tierra - Espacios Públicos e Identidad, en Mérida - Ecópolis, premios a la investigación y el diseño - Las dos culturas, en Venecia - Procesos urbanos informales, Seminario en Bogotá - Subsidios a la investigación ambiental urbana - Convención de Ordenamiento Territorial y Urbanismo, en La Habana - Bibliografía sobre ciudades portuarias y frentes costeros - Prácticas de Gestión Urbana, en Curitiba - Ciudad, periferia urbana y habitabilidad, coloquio en Bogotá - Seminario Internacional de Ordenamiento Territorial, en Mendoza - Forma y Simetría - XII Seminario de Arquitectura Latinoamericana, en Concepción y Chiloé - Palermo meetoing...

 
 

 

> ACERCA DE CAFÉ DE LAS CIUDADES

café de las ciudades es un lugar en la red para el encuentro de conocimientos, reflexiones y miradas sobre la ciudad. No es propiedad de ningún grupo, disciplina o profesión: cualquiera que tenga algo que decir puede sentarse a sus mesas, y hablar con los parroquianos. Amor por la ciudad (la propia, alguna en particular, o todas, según el gusto de cada uno), y tolerancia con las opiniones ajenas, son la única condición para entrar. Hay quien desconfía de las charlas de café: trataremos de demostrarle su error. Nuestro café está en cualquier lugar donde alguien lo quiera disfrutar, pero algunos datos ayudarán a encontrarlo. Estamos en una esquina, porque nos gustan los encuentros, y porque desde allí se mira mejor en todas las direcciones. Tenemos ventanas muy amplias para ver la vida en las calles, y no nos asustan sus conflictos. Es fácil llegar caminando a nuestro café, y por eso viene gente del centro y de todos los barrios (sí alguien prefiere un ambiente exclusivo, que se busque otro lugar). No faltaran datos sobre cafés amigos, porque nos gusta andar de bar en bar: cómo pedirle a los parroquianos que se queden toda la noche en el nuestro? Esa es la única cadena a la que pertenece el café de las ciudades: la de todos los cafés únicos e irrepetibles, en cualquier esquina de cualquier ciudad.

Marca en trámite
Editor y Director: Marcelo Corti
Diseño:
Laura I. Corti
Corresponsal en Buenos Aires: Mario L. Tercco

Las notas firmadas no expresan necesariamente la opinión del editor.
Al incluir un mecanismo de remoción, este material no puede considerarse spam.
Material protegido por la legislación autoral. Para su reproducción, consultar con el editor o con el autor en cada caso.
Copyright © 2002 - 2003 - 2004 - 2005
- 2006 - 2007 café de las ciudades para todo el material producido para esta edición