> Ediciones Anteriores:  
Título Subtítulo
> Número Revista:  
        
  > Año 14 / Número 146 - 147 / Diciembre 2014 - Enero 2015 > REVISTA DIGITAL
 
 
 
 > SUMARIO
POSICiones cordobesas  

Anne Lacaton y de cómo resistir a los males de época

Reflexiones de verano a partir de la BIIAR de Córdoba I Por Celina Caporossi

 

Celina Caporossi y una reivindicación parcial de las bienales de arquitectura… a partir de una grabación.

Carola Inés Posic

 


Fuente: Lacaton & Vassal

 

 

Introducción de Contexto: el despiste existencial del “ser arquitecto del siglo XXI”, Bienales, ¿ir o no ir?

Debo confesarlo: hasta ahora no me gustaban demasiado las Bienales de Arquitectura, eventos de moda en nuestro medio. Llámese necedad o prejuicio, pero el convite a ocupar el rol de espectador pasivo en una mesa servida para el show business es una sensación que, por lo pronto, trato de evitar simplemente no participando. Disney Word o un recital de Madonna despiertan en mí el mismo interés, una vaga curiosidad por explorar el costado social más frívolo y porque no el de mi propia personalidad. Si hay que definir un sentido a lo que hacemos probablemente sea por el camino contrario a estos mega eventos con personajes estrellas “atractoras” en mega-estadios, con mega-presentadores y publicidad por doquier. Por otra parte, lo que puede haber de intercambio o de puesta en común del “estado del arte” tiende a quedar subsumido por el costado más exitista de nuestra profesión. Estos eventos en general son autistas. Como un “juego del hambre” en versión arquitectónica, parece que aquellos elegidos para participar pudieran vivir su minuto de fama, para volver, cuando las fuertes luces del espectáculo se apagan, a una gris existencia profesional signada por la economía y las dificultades de trabajo.

Así que, cuando anunciaron la Bienal en Córdoba, poco interés despertó en mí más allá de alegrarme por la selección de tal o cual obra realizada por algún que otro amigo. Por suerte, como creo que la vida, como nuestra profesión, es un camino de construcción de experiencia, cuando me comentaron sobre el efecto causado por las palabras de Anne Lacaton en el primer día de la Bienal me replanteé seriamente mi negativa. Decidida a superar el prejuicio; al fin y al cabo ¿a quién no le paso perderse una excelente película por una mala apreciación previa? Y por otra parte, ¿quién puede dudar de las buenas intenciones de la organización y del público que colmaron el estadio? Así que, invitación de amigo mediante, asistí al segundo día con la conferencia de Kazuyo Sejima como atractor principal. Solo fue confirmar mi negativa; el evento transcurrió casi como una precisa ceremonia de lo “que-debe-ser-un-mega-show-en-arquitectura”. Como los casi siempre defectuosos bocaditos de un casamiento o cumpleaños de 15, hasta la mala traducción de la delicada conferencia de Sejima parecían parte del rito necesario.

Sin embargo, al otro día llegó por casualidad a mis manos la grabación casera de la conferencia de Anne Lacaton. La curiosidad que me despertó y el entusiasmo que expresaban algunos amigos que habían asistido –incluida la confianza que me merece su juicio– me impulso a escucharla. A poco de pasar la grabación, debo confesar que fui contagiada del mismo entusiasmo y optimismo. Tal es así que desgrabé con placer las dos horas de grabación –una hora de  conferencia propiamente dicha y otra de preguntas realizadas previamente con selección de los organizadores.

A continuación, algunos breves comentarios como resultado y síntesis de lo que me dejó la minuciosa escucha de la conferencia de Anne Lacaton a propósito del estado de la arquitectura. Y si las Bienales nos permiten acercarnos a estos discursos, entonces –aceptando la contradicción de época–: ¡larga vida al espectáculo!

 


Fuente: Lacaton & Vassal

 

 

Definiendo y recalculando (Sobre el Habitar: habitación, vivienda, hombre y ciudad)

 

“Habitar es para nosotros una dimensión fundamental de la arquitectura. Habitar el espacio nos remite al placer, a la generosidad, a la libertad de ocupar un espacio, más allá de lo funcional. Habitar cuestiona las posibilidades, las capacidades del espacio que se tiene en torno a uno y frente a uno. Concebir la arquitectura desde la idea de habitar nos remite a disfrutar el espacio desde adentro y no desde afuera, como si se tratara de un solo objeto. Habitar se refiere en primer lugar por supuesto a la habitación, a la vivienda, pero en forma más amplia a todo espacio de uso ya sea privado o público. El espacio habitable debe ser generoso, confortable, adoptable, flexible y accesible para todos”.

Una de las preguntas más difíciles y quizá la más desesperanzadora en nuestro contexto sea tal vez el cuestionamiento por la utilidad de la arquitectura hoy.  La verdadera implosión de lenguajes y sentidos, como posible resultado del movimiento contrario a la formas de producir arquitectura en una economía cada vez más concentrada y asimétrica, hace dudar del discurso moderno, que le otorgaba una capacidad transformadora. Convertida en muchos contextos en una actividad de diseño, en un servicio subsidiario a una larga cadena de decisiones o reducida a su capacidad decorativa para justificar una que otra operación, la arquitectura parece copiarse a sí misma una y otra vez a riesgo de perderse en ese intento. Es en este panorama disciplinar que las palabras de AnneLacaton sobre los fundamentos de su (la) arquitectura parecen restablecer inmediatamente el sentido perdido. No es precisamente su elocuencia sino, todo lo contrario, su sencillez y precisión para ir señalando aquellos puntos, a modos de conceptos simples, lo que va organizando un entramado vital de sentido. Un discurso que, como bien ella señala, se ubica en un aquí y ahora (al punto de escuchar, creo que por primera vez, la palabra democracia en un discurso de arquitectos de alcance global).

 

Asumimos la modernidad completamente y queremos reivindicarla, no como una parte de la historia de la arquitectura. No es eso lo que nos interesa. Nosotros queremos reivindicarla porque trajo liberación a la arquitectura. No somos naif. Queremos reivindicarla y seguir libremente hoy. Porque también es importante para nosotros situarnos con total libertad como arquitectos, como individuos. No como franceses o europeos sino como individuos. Somos gente curiosa, curiosos de todo y tenemos que responder con preguntas precisas en nuestros proyectos. Nuestro tiempo es ser libre de lo que se piensa. Y también es nuestra responsabilidad en una democracia, no tenemos que servir a un poder o a la comunicación sino que tenemos que producir ideas”.

 

Por supuesto que estas reflexiones surgen de la propia experiencia de la arquitectura desarrollada a lo largo de más de dos décadas en su estudio Lacaton&Vassal, pero todas ellas no solo organizan una práctica sino que parecen querer ir más allá. Cada concepto, cada conclusión de una experiencia va generando con riguroso avance una toma de posición disciplinar casi militante y, sin embargo, a la vez que universal, lo suficientemente abierta para volver a ser redefinida.

Tal vez por eso para explicar sus obras remite al concepto de Habitar (con mayúsculas) y lo define de una manera casi envolvente que se amplía a lo largo de todo el discurso. Un Habitar con centro en el ser humano, en la capacidad de dar y recibir placer, del disfrute, del “estar bien”.  Recentrando el concepto de confort como valor y meta a conseguir en la definición de los espacios de la vivienda, de la habitación. Espacio definido desde adentro, el de lo cotidiano, el de la existencia en el mundo.  Mucho más que la forma, más que el objeto y aún más que la función. Entonces, en ese movimiento del afuera hacia el adentro, del objeto formal al hombre, del uso al placer empieza la arquitectura a cobrar otro sentido y otra dimensión. Se acomoda y se corre del lugar del protagonismo de objeto y monumento, acalla el discurso para ser espacio.

 

“En todo los proyectos proponemos espacios grandes, los más grandes posibles. Se procura una dimensión vital de escape. Estos espacios más grandes permiten multiplicar los usos, favorecer la apropiación, crear espacios intermedios entre el espacio privado, lo colectivo y lo público. Esto quiere decir entonces construir más grande con los mismos presupuestos y crear en los proyectos tanto espacio libre como espacio programado. Este espacio “plus” no tiene una función definida, se agrega a los espacios tradicionales y permite una posición. Es el espacio que le pertenece a los habitantes, este espacio “plus” permite desajustar, liberar los reglamentos. Entonces la idea de lujo se redefine de esta forma, en términos de generosidad, de libertad de uso y opción de habitar”.

 

 

Fuente: Lacaton & Vassal

 

 

De la economía, una vuelta de tuerca a la densidad y loas a la superposición

 

Pensamos en las ciudades desde arriba, estamos acostumbrados a ver la ciudad a vuelo de pájaro pero nos olvidamos del ser humano. Las ciudades necesitan densidad, el hombre necesita espacio habitable. Usar la ciudad existente, montarse sobre ella, incorporar espacios, ampliarlos y resignificarlos sería un camino para la comunión entre la calidad de vida urbana y la del habitante. En la base, la transformación del espacio como concepto flexible y la adaptabilidad como meta.

 

“Más que remplazar nos parece más interesante superponer, allí donde hay algo existente, intervenir por encima, por abajo, agregar teniendo mucho cuidado con lo que existe. Agregando sin arrasar ni aplastar sino multiplicando las calidades. Esta cultura de la superposición nos parece muy importante no solo en la creación de edificios nuevos sino en la forma de intervenir en la ciudad”.

 

Sin embargo, la triada densidad, economía y espacio parece una ecuación compleja de resolver, una ecuación donde en general el espacio interior tiende al mínimo. Si se introduce una visión desde y para el ser humano, entonces el espacio habitable debe necesariamente traducirse en mayor cantidad de metros cúbicos. Para ello es necesario replantear la manera que se proyecta, cómo se construye, en definitiva, cómo se produce la arquitectura. 

 

“La economía, por supuesto es un punto clave; al contrario de reducir, la economía permite a partir del diseño fabricar sistemas adaptados para construir espacios más grandes y con los mismos presupuestos. En las ciudades, sobre todo, la generosidad y confort del espacio individual, de la habitación, es condición indispensable previa de la densidad. No me puedo imaginar proyectar sin dar más a cada uno. Esta generosidad también es entonces un vector de relación social, un vector de apertura. Por el contrario, un espacio limitado, cerrado, que no tenga mucha luz, no favorece las relaciones. Puede ser una vivienda, una escuela, un espacio para el arte; todos los proyectos hablan de habitar, del placer, del uso de la libertad muchas más allá de las consideraciones estéticas o institucionales.Las condiciones son buenas cuando la gente se siente bien, cuando hay buena luz, buen aire, cuando el intercambio con el exterior aparece fácil y grato y cuando las sensaciones son inesperadas”.

 

Esa sencilla vuelta conceptual a pensar el espacio desde el interior, permite en definitiva valorar los desafíos con que se enfrentan los arquitectos en su labor diaria: interpretar a clientes-habitantes, definir espacios y lidiar con la economía.  Este quehacer diario, muchas veces silencioso, es puesto en valor en el discurso de Lacaton, a tal punto de organizar a través de él una nueva forma de transcendencia, resignificando el trabajo específico del arquitecto. 

 

 

 

Una estructura abierta y muchos espacios

 

Esta concepción de una arquitectura que se centra en el habitante y se define con él requiere de una instrumentalidad precisa, de respuestas con arquitectura, con estructuras y con materiales que la definen. Pero como señala claramente Lacaton, el protagonista absoluto, el dador de estructura y materialidad es el espacio para el goce del habitante.

 

“Las estructuras, los materiales, son evidentemente importantes para construir la arquitectura, pero una vez más, al igual que la economía, no son los motores. Los motores de la arquitectura son lo que se quiere dar como calidad de habitar al espacio. Hablamos de intensidad, hablamos de la calidad interior, de la luz, del placer, del clima. Todo esto está ligado al espacio pero también a los materiales. Los materiales son la consecuencia de la forma en que se quiere crear estas relaciones dentro de un espacio. Por ejemplo, ¿por qué hacer estructuras abiertas? Porque estas permiten dilatación y flexibilidad que los muros duros, la pared, no permiten hacer.”

 

No es la estructura sino en su capacidad de generar espacios flexibles, espacios de confort, espacios de calidad, espacios “plus”. No son los materiales, sino estos en la puesta en relación con el espacio y a su capacidad de otorgar calidad de vida al lugar y a reproducir sensaciones. En síntesis, no es la técnica por si misma sino subordinada al espacio, a la habitación del ser humano y al buen vivir.

 

 


Fuente: Lacaton & Vassal

 

 

Creado el sistema no importa la escala

 

Como estudio, Lacaton&Vassal fueron creando un sistema, un catálogo abierto de recursos que sobre la idea de los espacios “plus” y las estructuras abiertas con presupuestos realistas les permitió ir creando una arquitectura de la adaptabilidad.

 

“Cuando la forma de concebir el espacio es desde adentro podemos trabajar a escala de una casa o un edificio como la escuela de arquitectura o más allá, a escala urbana. Pensamos a la arquitectura como un conjunto de fragmentos que se ponen en relación a través de los espacios, ya sean abiertos o limitados, un poco como el trabajo de cinematografía. Es decir, el cine parte siempre del espacio de un actor que se desplaza, que se encuentra con otra gente, que deja lugar a otros”.

 

En este sentido, para Lacaton, antes que el material está el espacio y antes la gente. Un espacio no se crea cuando las paredes construyen sino en la relación entre las personas o entre los espacios”. Por eso es posible pensar que a veces el proyecto debe quedar abierto, lo suficientemente abierto para que sus habitantes lo terminen de definir y diseñar, como plantean para el edificio en Paris o en las viviendas sociales en Bordeaux o a veces es simplemente no hacer nada, como la propuesta de no construir para una plaza existente de Bordeaux, recomendando al municipio que la gente la siga usando sin intervenir.

 

 


Fuente: Lacaton & Vassal

 

 

¡A resistir! Las intenciones fundan el proyecto, no las imágenes

 

Hacia el final, y después de una larga conferencia, parece entusiasmarla la pregunta de Miguel Jurado:

¿De qué manera pensás que la arquitectura puede vencer a la primacía actual de las imágenes y su difusión como monopolio de las cualidades de los proyectos?

 

AnneLacaton, después de elogiar el análisis que los alumnos de Miguel Jurado realizaron sobre las viviendas Mulhouse, por superar la forma para ir en busca de la esencia del proyecto, responde en una extensa e imperdible reflexión:

 

“Como se puede sobre llevar la primacía de las imágenes, no es complicado… hay que hacerlo y nada más. Hay que resistir.Cuando se piden imágenes, ir más allá de lo obligatorio y dar lo mínimo. Lo importante quizás es dar una imagen del proyecto por fragmentos. Hay que desterrar la idea que un proyecto no es la realización. Es decir, que una imagen de un proyecto no es una foto del proyecto cuando está terminado. Es extremadamente importante revindicar el tiempo del proyecto. Reivindicar que cuando uno trabajó tres meses en un proyecto todavía la mitad del proyecto no se conoce, no está representado; podemos decir: bueno, aquí hay un punto de inflexión o de interrogación, porque todavía tengo tres meses para hacerlo y a lo mejor no se conoce, se va a definir después. Es importante para los arquitectos pero también para los estudiantes decir que uno tiene esa capacidad para resistir a la demanda de superficialidad, de ligereza, de liviandad. La escritura es magnífica para explicar el proyecto, porque la descripción de un proyecto que vemos en las ciudades, las descripciones de la ciudad en las obras de Camus es mucho mejor de lo que se puede dibujar con el 3D. Entonces, es difícil pero debemos resistir y mostrar una imagen que claramente no es la realidad pero es una intención del proyecto. Creemos mucho en mostrar el proyecto como una acumulación de secuencias. La secuencia desde adentro, la forma en que uno se puede mover en un espacio y también la noción de fragmento de espacio. Cuando un proyecto se constituye por fragmentos, en todo caso para nosotros no es un todo al que entramos y luego se define el detalle. Es un conjunto de estrategias; poco a poco los fragmentos se van ensamblando, se generan relaciones, hay momentos en que no sabemos cómo hacer pero poco a poco esas relaciones van apareciendo. Y creo que es importante hacerlo así porque hay que llevar al proyecto a la complejidad. Una imagen de un proyecto, que a menudo es la vista aérea o la vista desde lejos, es querer simplificar lo complejo.  La arquitectura debe simplificar la vida de la gente pero la imagen no tiene que simplificar la intención”.

CC

 

Celina Caporossi es Arquitecta, docente-investigadora FAUD-UNC, Prof. Titular Arquitectura 2D. Socia fundadora de Estudio Estrategias. Es Editora de 100 Cafés.

 

De su autoría, ver también entre otras notas en café de las ciudades:

Número 124 | POSICiones cordobesas
Tres ideas para Río Ceballos I
 Hacia la conformación de una Ciudad Parque I Por Celina Caporossi y Fernando Díaz Terreno (Estudio Estrategias)

Número 122-123 I Movilidad de las Ciudades
Civilizar, recuperar y conectar I Hacia un sistema integrado de movilidad en la Región Metropolitana Norte de Buenos Aires I Por Celina Caporossi y Fernando Díaz Terreno (Estudio Estrategias)

Número 118 | POSICiones cordobesas 
Las tres Cañadas | Preservar, consolidar y proyectar | Celina Caporossi y Marcelo Corti

Número 103 | Proyectos de las ciudades 
Proyecto 4 Plazas: renovación del eje central del barrio San Vicente en Córdoba | El barrio como unidad de gestión y planificación integral | Celina Caporossi

Número 102 | Proyectos de las ciudades (II) 
Articulación y conexión territorial en Catamarca | Propuesta para la integración urbana de la Nueva Terminal de Omnibus | Celina Caporossi, Marcelo Corti y equipo de proyecto

Número 73 | Planes y Normativa de las ciudades 
Planificación y crecimiento urbano en la ciudad de Córdoba | Acuerdos, disonancias y contradicciones | Celina Caporossi

 

Ver la obra del estudio Lacaton&Vassal

 

Carola Inés Posic es comunicadora especializada en temas urbanos. Es corresponsal en Córdoba de café de las ciudades.


 

POSICiones anteriores:

 

Ver la presentación del número 104 y las notas:

Número 144-145 I POSICiones cordobesas:
El Código de Urbanización de Embalse de Calamuchita I Un análisis crítico de la legislación argentina (XVIII). I Por Marcelo Corti, Celina Caporossi y Román Garabano (Estudio Estrategias)

Número 142-143 I POSICiones cordobesas:
Barrios que no crecen I Estancamiento y renovación en los barrios pericentrales de Córdoba. I Por Carola Inés

Número 141 I POSICionescordobesas:
Una pequeña casa, lecturas y enseñanzas I Le Corbusier y “esa operación narrativa hacia lo mínimo”. I Por Celina Caporossi

Número 140 I POSICiones cordobesas:
Enseñar arquitectura aquí y ahora I Un mar de incertidumbre y archipiélagos de certezas. I Por Celina Caporossi

 

Número 138-139 I POSICiones cordobesas:
El espacio urbano de la adolescencia I “Una forma de adueñarnos del espacio”. I Por Juana Garabano

 

Número 137 I POSICiones cordobesas:
Paseo del Buen Pastor
I El vacío apropiado en Nueva Córdoba. I Por Marcelo Corti

 

Número 135-136 I POSICiones cordobesas:
El reordenamiento del transporte público cordobés
I Tiene que haber de todo en una ciudad. I Por Celina Caporossi

 

Número
Ciudad de barrios I Juego interactivo sobre el Espacio Urbano. I Por Celina Caporossi, Agustín Cano, Fernando Vanoli, Alejandra Llugdar, Héctor Paez Ferreyra y Emilia Davezola

Número 132 I POSICiones cordobesas
La centralidad en CórdobaI Cambios y permanencias I Por Celina Caporossi  

 Número 131 I POSICiones cordobesas
Zona F I Buenas intenciones, malos diagnósticos, nula incidencia I Por Carola Inés Posic

Número 130 I POSICiones cordobesas:
En torno a la ex Cárcel de Encausados I La construcción social del Paseo Güemes. I Por Carola Inés Posic

Número 129 I POSICiones cordobesas:
El Plan de Reordenamiento Territorial y Espacio Público de la Ciudad Universitaria de Córdoba I Un enfoque sistemático para la integración urbana de los equipamientos académicos. I Por Marcelo Corti c/ Carola Inés Posic

Número 127-128 I POSICiones cordobesas:
Planificar desde la inserción global I I Mundos Paralelos II. I Por Celina Caporossi c/Carola Inés Posic

Número 126 I POSICiones cordobesas
Mundos Paralelos
I La comparación entre Australia y Argentina, entre la ficción y la realidad. I Por Celina Caporossi c/Carola Inés Posic

Número 125 I POSICiones cordobesas:
Los Barrios Parques tradicionales I ¿Decadencia o renovación? I Por Carola Inés Posic

Número 124 I POSICiones cordobesas
Tres ideas para Río Ceballos I Hacia la conformación de una Ciudad Parque. Por Celina Caporossi y Fernando Díaz Terreno (Estudio Estrategias)

Número 122-123 I POSICiones cordobesas
Después del apocalipsis… I ¿Puede el arte cambiar el mundo? I Por Carola Inés Posic

Número 121 I POSICiones cordobesas
Clorindo Testa y el galponcito argentino I De la tradición popular a la gran arquitectura I Por Celina Caporossi

Número 120 I POSICiones cordobesas
Algunas reflexiones después de la visita de Jordi Borja I Cómo producir ciudad en el nuevo contexto I Por Carola Inés Posic

Número 119 I POSICiones cordobesas:
“Sacar, poner, mantener” I Un balance de las obras en el área del FC Mitre. IPor Carola Inés Posic

Número 118 I POSICiones cordobesas
Las tres Cañadas I Preservar, consolidar y proyectar I Por Celina Caporossi y Marcelo Corti

Número 117 I POSICiones cordobesas
El poder de las palabras I Ciudad y sostenibilidad y Pepe Mujica en el Río + 20 I Por Carola Inés Posic

Número 116 I POSICiones cordobesas
Cerrando Barrios I El debate sobre la normativa que regula los barrios cerrados en Córdoba. I Por Carola Inés Posic

Número 115 I POSICiones cordobesas:
El Parque Tecnológico del Este
I Pensar cómo crecer.I Por Carola Inés Posic

Número 114 I POSICiones cordobesas
Sobre la concepción de “lo público” I Una relectura del Diagnóstico para Córdoba de 1973. I Por Carola Inés Posic

Número 113 I POSICiones cordobesas
La sensación de un contrato roto I De ciudades, trenes, tormentas y catástrofes I Por Carola Inés Posic

Número 111/112 I POSICiones cordobesas
Norah Lange, la mirada transversal I O como reunir una biblioteca. I Por Carola Inés Posic

Número 110 I POSICiones cordobesas
Córdoba se va “de caravana” I … y vuelve hecha una urbe latina. I Por Carola Inés Posic

Número 109 I NUEVA SECCION: POSICiones Cordobesas
Renovarse es vivir I Las formas del crecimiento I Por Carola Ines Posic

Número 108 I NUEVA SECCION: POSICiones Cordobesas
¡Es tan difícil poder ver cine! I Habemus Papam y el Director desbordado. I Por Carola Inés Posic

Número 107 I NUEVA SECCION: POSICiones Cordobesas (I)
La paradoja de la conservación
I El barco de Teseo encalla en las costas del Suquía I Por Carola Inés Posic


Número 107 I NUEVA SECCION: POSICiones Cordobesas (II)
Patrimonio y después
I Miradas desde el sur. I Por Mariana Isabel Bettolli


Número 106 I NUEVA SECCIÓN: POSICiones Cordobesas
Los deseos de Villa El Libertador I Sobre barrios, elecciones y política I Por Carola Inés Posic


Número 105 | NUEVA SECCION - POSICiones Cordobesas
Belgrano de Alberdi: un pirata en primera I Fútbol y Ciudad I Por Carola Inés Posic


Número 104 | Planes y Política de las ciudades
El lugar de todos | Consideraciones sobre el área central de la ciudad de Córdoba | Fernando Díaz Terreno


Número 104 | Arquitectura y Política de las ciudades
Ciudad frágil, Peatonal frágil | Obras en Córdoba: ¿Ensañamiento o ignorancia? | Inés Moisset

 

Ambiente y Política de las ciudades
Nordelta del '92
"Un emprendimiento de avanzada" IPor Marcelo Corti

Pocos años (pocos meses) más tarde, el paradigma había variado radicalmente. El grupo empresario había vendido el proyecto a Eduardo Constantini, pasando así del sector más tosco de la economía al capitalismo inmobiliario más avanzado. El modelo ya no era Cergy-Pontoise o Milton Keynes sino las gated communities de Florida o el Sun Belt estadounidense. Y el público no era la ciudadanía del Conurbano Bonaerense, sino el ABC1 disconforme con la oferta urbana del centro de Buenos Aires. Una investigación realizada por la consultora internacional PricewaterhouseCoopers prodigaba loas al modelo de convertibilidad y el rumbo económico imperante en 1994 (año de su realización) y explicaba los resultados de una encuesta en que los sectores más privilegiados de la pirámide social comparaban las nuevas promesas de Nordelta (no las del folleto) con la visión idealizada de sus barrios de la infancia. El ferrocarril no era ya una conexión segura con el centro de la metrópolis sino una adecuada barrera contra la cercanía de aquellos “sectores carentes”; el acceso se produciría por la autopista Panamericana, cuya ampliación ya estaba en marcha.

Ambiente y Política de las ciudades (II)
Mi ciudad ideal (Buenos Aires 2030)
No existe una ciudad ideal IPor Marcelo Corti

Buenos Aires, mi ciudad, tiene algunas ventajas naturales para ser sustentable. Un ancho río, el de la Plata, absorbe y procesa con benevolencia los detritos que el metabolismo urbano arroja a su cuenca. Y sobre una superficie básicamente plana, los vientos de los cuatro puntos cardinales barren los humos de combustión de sus autos y chimeneas. En contraste, Buenos Aires aún no ha logrado solucionar otros problemas, la mayoría producto de una inadecuada ocupación humana del territorio y de los contrastes sociales que se abrieron o profundizaron en el último cuarto del siglo XX. Nadie sabe muy bien qué hacer con el kilogramo diario de basura que genera cada uno de sus 13 millones de habitantes. La sociedad mide su progreso económico por el número de autos que se venden por año, aunque luego se asombra por el caos del tránsito vehicular. Muchos ríos y arroyos que tributan al Plata están contaminados, y muchas tierras inundables están indebidamente urbanizadas, a veces por los más pobres, a veces por los más ricos. La periferia metropolitana es un patchwork de urbanizaciones cerradas para sectores de altos ingresos y asentamientos humildes, miserables a veces.

La mirada del flâneur
Croquisero en Parque Chas
El valor está en el laberinto IPor Carlos Ford

Parece un rechazoa tanta grilla ortogonal segura y previsible, en la traza hay algo de “Crescent” o “circo romano”. Claro que en Roma es la huella de la historia, mientras que en Buenos Aires es fruto de la creación planificada. ¿Quién habrá trazado su dibujo con rebeldía para disolver los ángulos rectos y la perspectiva infinita?Me acomodé para fijar un momento de la tarde calurosa buscando sombra en algún rellano. Los Croquiseros nos habíamos repartido por el barrio, resultabacurioso ver como los árboles en las calles angostas y curvas creaban un clima teatral. Es que la curva te da una vista casi frontal, se pierde la fuga de la calley la sucesión de casas que van girando arma un telón que cierra la visual.Los primeros trazos no dicen nada, son como un semblanteo, tomar medidas y proporciones en el papel, no te quedes corto con el dibujo, que no falteespacio en los laterales, cuál es el motivo central, las fugas y todo eso. Con unas cuantas líneas y rayados empieza a entreverse algo de escena, la escala es doméstica, no hay más de dos pisos, la calle es angosta. Hay una calidez en la proporción de la calle, que es muy barrial, uno se siente protegido y las casas parecen amigas.

Terquedades

Una mirada arrabalera a Buenos Aires
Terquedad de las playas (ferroviarias) I Columna a cargo de Mario L. Tercco

Finalmente, el pasado 18 de diciembre la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció la creación de la sociedad Playas Ferroviarias de Buenos Aires S.A., cuyo capital inicial está conformado por las playas ferroviarias de Liniers, Palermo y Caballito y que estará compuesta por la ANSES y el Ministerio de Economía (al cierre de esta edición, no se había incorporado al Boletín Oficial el acto administrativo correspondiente). El anuncio llega aproximadamente un  año y medio después de la realización de los concursos de proyecto para cada uno de los predios, y algo más de dos años desde que el Decreto 1723/2012 del Gobierno Nacional instruyera a ambos organismos a constituir en treinta días una Sociedad Anónima que realizará la gestión de esos proyectos y que la Ley 4477 del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires les diera normativa urbanística. Más allá de la discusión sobre el mucho o poco tiempo pasado, lo cierto es que la ciudad ingresa al año electoral 2015 con la expectativa de concretar tres proyectos que la transformarán significativamente.

Política, Economía y Ambiente de las ciudades
¿Año Nuevo, Puerto Nuevo?
El fin de las concesiones portuarias y el futuro de Buenos Aires I
Por Hernán Petrelli

El escenario porteño del aun nuevo año 2015 nos plantea dilemas respecto del Puerto Nuevo de la Ciudad de Buenos Aires. Un puerto de contenedores en el centro de la ciudad, con el continuo retraso e incordio del movimiento de las cargas hasta ese lugar de difícil y lento acceso, pero que ahora afronta la finalización de las concesiones. La concesión de BACTSSA, la Terminal 5, terminó en 2012 y obtuvo una prórroga hasta 2015. Los contratos de las Terminales Río de la Plata, Terbasa y Maersk finalizan en 2019. Esta situación genera una incertidumbre para hacer inversiones, pero también sobre el destino del Puerto Nuevo de Buenos Aires. Se genera un panorama en el cual o se realizan inversiones para un mayor calado, longitud de muelle y movimiento de contenedores, o se va desafectando la actividad portuaria para la incorporación de esos espacios a la Ciudad. Se plantea así una opción de hierro que comienza a definirse en este año y por eso merece llamar la atención sobre el tema. El tráfico marítimo actual tiende a moverse con buques más grandes  (entre 12 y 14 mil TEUs y hasta con megabuques de 18 mil TEUs).

Arquitectura de las ciudades
Mar del Plata había cambiado mucho...
Fragmento de "La casa sobre el arroyo. Amancio Williams en Argentina" I
Por Daniel Merro Johnston

Estos albañiles, pescadores, empleados de servicios públicos, funcionarios administrativos y propietarios de algunas tiendas, formaban una pequeña comunidad de residentes, que trataba de satisfacer año tras año a miles de turistas que solo pasaban unos pocos meses en la ciudad, la comunidad de veraneantes.Durante el día, ambos grupos se encontraban en el centro, pero por la noche el pueblo quedaba dividido entre la zona de la costa, sus hoteles, ramblas y clubes para los veraneantes por un lado y las áreas alejadas del mar, periféricas, para los que vivían en Mar del Plata todo el año, por el otro.En el centro del pueblo, sobre lo que se llamaba Bulevar América se ubicaban quienes más tarde se conocerían como integrantes de la clase media: comerciantes de tiendas, ferreterías, mercados de frutas y verduras, carnicerías y panaderías, generalmente atendidos por sus dueños y sus familias. Hacia mediados de 1930, la ciudad se extendió en todas las direcciones: hacia el norte, barrios Camet, La Florida, y hacia el sur, Punta Mogotes. También hacia adentro, donde los sectores medios se ubicaron en los barrios Plaza Mitre, San José, Primera Junta y, con características más obreras, Don Bosco, San Juan.

Arquitectura y Política de las ciudades
El patio está en su monumento
Sobre el Monumento a los desaparecidos de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de La Plata IPor Roberto Saraví

La arquitectura y el orden del mundo eran una sola novedad incitante y todo eso había que descubrirlo, o de ser necesario inventarlo, que era para nosotros casi lo mismo.Coincidieron ciertas circunstancias externas. La arquitectura – tan antigua como la humanidad – era localmente casi una novedad; había muy pocos arquitectos, construían los ingenieros con otros esmeros distintos. Y además eran muy recientes los profundos replanteos del “Movimiento Moderno”, nos tocaba ser algo así como su tercera generación. Oportunidades fuertes que no íbamos a eludir.Pronto tuvimos un lugar propio –un gran patio– que rápidamente modeló nuestro modo de ser. Lo llenamos de los más variados deseos, ideas, ingenuidades y grandezas; todas compartidas y por eso bastante transitorias. Las adhesiones, prejuicios o convicciones no podían perdurar inamovibles. Aprendimos sin esfuerzos a pensar, se volvió costumbre y entonces las afinidades y agrupamientos no resultaban definitivos, se podían mejorar. Todo se elaboraba buscando la arquitectura de un mundo mejor. Ese patio unificó la facultad, más allá de todas sus diferencias.

Hábitat y Política de las ciudades
Consenso Nacional para un Hábitat Digno
Un enfoque de derechos en las políticas de hábitat I
Por Iniciativa Multisectorial Habitar Argentina

El hábitat digno implica el acceso universal a la tierra, la vivienda y a las infraestructuras básicas y los equipamientos sociales, los servicios y los espacios de trabajo y producción en un marco de respeto de los rasgos culturales y simbólicos de la comunidad y de la preservación del ambiente, según las particularidades del medio urbano y del rural. Sin embargo, históricamente el desarrollo urbano estuvo regido por las pautas del mercado inmobiliario, que promueve un continuo proceso de segregación al mismo tiempo que alimenta las expectativas de renta especulativa y, con ello, eleva sistemática y artificialmente los precios del suelo. En este contexto, se incrementan las tomas de tierra, la informalidad y la desigualdad. Al mismo tiempo, desde sus orígenes, las políticas habitacionales en la Argentina se han enfocado en la provisión de unidades de viviendas, ubicadas en su mayoría en zonas aisladas de los equipamientos existentes y de baja calidad urbana y ambiental.

Economía de las ciudades
La formación de los precios del suelo y la configuración de las rentas urbanas
El origen de la fragmentación en la ciudad IPor Edgardo Contreras Nossa

En las ciudades, los valores de mercado del suelo aumentan de manera colosal–a menor distancia con las centralidades mayor es el precio– sin que los propietarios individuales de la tierra hayan realizado algún esfuerzo personal para obtener dicho beneficio. Es un aumento generado por condiciones externas al esfuerzo del poseedor, generalmente condiciones resultantes del esfuerzo de la sociedad en conjunto (infraestructura estatal, obras públicas, redes viales, etc.). En la sociedad capitalista este beneficio es conocido como renta urbana –comúnmente como plusvalía– y es capitalizado en el proceso constructivo a través de los precios del suelo en el mercado inmobiliario.Pero,¿cómo se forman dichos valores?, ¿cuáles son las características en la formación de los precios y en la configuración de las rentas urbanas?En la teoría marxista “el valor de uso” es el valor de usufructo personal que poseen los bienes y “el valor de cambio” es el valor que adquieren los bienes cuando ya no son sólo para suplir una necesidad, en otras palabras, es el beneficio que se obtiene de cualquier bien para la ganancia o el ahorro.

 

Los deseos del 2015, el recuerdo de Tony Díaz, elogios al Código de Embalse, saludos futboleros y un regalo de Navidad para los habitantes de General Pueyrredón.

 

Encuentros, Jornadas, Seminarios, Congresos: Vuelve UGYCAMBA a la FADU-UBA - Buenas Prácticas en Iberoamerica, conferencias on-line de la FIU - Gestión de la Movilidad Sostenible, conferencias on-line de la FIU - Políticas Urbanas, Gestión Territorial y Ambiental para el Desarrollo Local, en la UNNE Convocatorias y Concursos: «Público/s», Premio Internacional a la Innovación Cultural, del CCCB - Pedido de artículos para Revista AREA - Cuadernos de Vivienda y Urbanismo Cursos y programas académicos:Maestría en Planificación Urbana-Regional, en la FADU-UBA - Especialización en Gestión Integral del  Hábitat, en Santa Fe - Maestría en Economía Urbana, en la Di Tella - Laboratorio de la Vivienda sostenible del siglo XXI Exposiciones y muestras::Buenos Aires viajando en el tiempo, en Bariloche - Impromptu, de CaiGuo-Qiang en PROA - El Arte de Nuestro Tiempo. Obras maestras de las Colecciones Guggenheim - Con o Sin Techo, exposición itinerante Noticias y publicaciones: Cuaderno Urbano 17 - Ciudad Fritanga - Más Poder Local - Revista CPIC - Quid 16 - Beijing y Detroit en LandLines - ACUMAR y CEAMSE en el XI Foro Metropolitano de la Fundación Metropolitana - Guía Práctica de Instrumentos Urbanísticos.

 





 

 

 

 


 

> ACERCA DE CAFÉ DE LAS CIUDADES

café de las ciudades es un lugar en la red para el encuentro de conocimientos, reflexiones y miradas sobre la ciudad. No es propiedad de ningún grupo, disciplina o profesión: cualquiera que tenga algo que decir puede sentarse a sus mesas, y hablar con los parroquianos. Amor por la ciudad (la propia, alguna en particular, o todas, según el gusto de cada uno), y tolerancia con las opiniones ajenas, son la única condición para entrar. Hay quien desconfía de las charlas de café: trataremos de demostrarle su error. Nuestro café está en cualquier lugar donde alguien lo quiera disfrutar, pero algunos datos ayudarán a encontrarlo. Estamos en una esquina, porque nos gustan los encuentros, y porque desde allí se mira mejor en todas las direcciones. Tenemos ventanas muy amplias para ver la vida en las calles, y no nos asustan sus conflictos. Es fácil llegar caminando a nuestro café, y por eso viene gente del centro y de todos los barrios (sí alguien prefiere un ambiente exclusivo, que se busque otro lugar). No faltaran datos sobre cafés amigos, porque nos gusta andar de bar en bar: ¿cómo pedirle a los parroquianos que se queden toda la noche en el nuestro? Esa es la única cadena a la que pertenece el café de las ciudades: la de todos los cafés únicos e irrepetibles, en cualquier esquina de cualquier ciudad.

Marca en trámite

Las notas firmadas no expresan necesariamente la opinión del editor.
Editor y Director: Marcelo Corti
Diseño: Laura I. Corti
Corresponsal en Córdoba: Carola Inés Posic
Corresponsal en Buenos Aires: Mario L. Tercco >

Al incluir un mecanismo de remoción, este material no puede considerarse spam.
Material protegido por la legislación autoral. Para su reproducción, consultar con el editor o con el autor en cada caso.
Copyright © 2002 - 2003 - 2004 - 2005
- 2006 - 2007 - 2008 - 2009 -2010 - 2011- 2012 - 2013 -2014 café de las ciudades para todo el material producido para esta edición.