> Ediciones Anteriores:  
Título Subtítulo
> Número Revista:  
        
  > Año 14 / Número 149 - 150 / Marzo - Abril 2015 > REVISTA DIGITAL
 
 
 
 > SUMARIO
Cultura y Proyectos de las ciudades  

La fabricación plural de la ciudad

Sobre el libro de Caroline de Saint Pierre I Por Loïc Vadelorge (Traducción: Miguel Espejo)

 

N. de la R.: El texto original de este artículo fue publicado originalmente en Ethnologie francaise, 2003 / I – Janvier-Mars. Revue trimestrielle.

 

 

 

 

La fabricación plural de la ciudad, digámoslo desde el principio, constituye una contribución mayor al estudio de las sociabilidades y de las identidades de la ciudad contemporánea. Resultado de una tesis de doctorado en antropología de la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales (EHSS), este libro da cuentas de una decena de años de investigaciones sobre el terreno, realizadas en la ciudad nueva de Cergy, particularmente en Cergy-Saint-Christophe. La obra participa a la vez del impulso contemporáneo de la etnología urbana y se consagra a cuestiones que atraviesan las ciencias humanas y sociales desde hace unas tres décadas: la construcción social de los territorios, el sentido de la evolución de las sociabilidades urbanas, la realidad de la cuestión de “los jóvenes de los suburbios”. Estos diferentes problemas son abordados cruzando los relatos de los citadinos y los espacios simbólicos encajados unos dentro de otros, a los cuales ellos se refieren (residencia, barrio, centro de la ciudad, ciudad nueva, región parisina, etc.).

En una primera parte, notable, Caroline de Saint Pierre sitúa el marco de estudio analizando la construcción simbólica de la ciudad nueva de Cergy-Pontoise, luego la del sector de la investigación, Cergy-Saint Christophe. Tal como lo anuncia el primer capítulo, “La ciudad se construye por las historias que se cuentan”, Saint Pierre describe la puesta en marcha de los extractos discursivos que componen el imaginario de la ciudad nueva. La autora parte del “relato público”, en adelante clásico, que pasa por la figura tutelar del “padre de las ciudades nuevas”, Paul Delouvrier, y por la del planificador de Cergy, Bernard Hirsch.  De inmediato recorre los discursos de los “pioneros”, los primeros habitantes de la ciudad nueva. Sain Pierre recuerda el anclaje ideológico de su discurso (autogestión), pero pone de relieve también la homología con el discurso de los decisores (Delegación pedagógica experimental de arquitectura y de urbanismo, Talleres comunitarios de planificación y de urbanismo).

En adelante todo esto fue mejor conocido y el caso de Cergy confirma los análisis realizados en Val-de-Reuil o en Saint-Quentin-en-Yvelines. Sin embargo, Saint Pierre entiende superar esta historia de la producción de las ciudades nuevas para dar cuenta de los múltiples cruces identitarios que presiden “la fabricación de la ciudad verde y azul” (Cap. 2). A partir de los testimonios de los habitantes (un agricultor retirado, un ex militante de una asociación) y de los archivos audiovisuales, ella restituye el espíritu de origen de las ciudades nuevas: hacer una gran ciudad que se diferencie de los grandes conjuntos, superar el antagonismo tradicional rural/urbano, apostar por la continuidad simbólica entre lo antiguo y lo moderno (notable análisis de las mutaciones de la fiesta de Saint Christophe). El recurso a las entrevistas –allí donde un historiador se habría apoyado en los archivos– permite desprender una representación específica de la ciudad, compartida tanto por los decisores como por los citadinos: “La ciudad nueva es presentada como un niño que crece, y que a medida de su desarrollo, pasa de la infancia a la adolescencia” (p. 71).  Esta colusión entre el tiempo de la ciudad y el tiempo de sus habitantes es una de las claves del libro. Es también una pelota lanzada al campo de los historiadores y de los sociólogos urbanos.

 

 

 

 

El último capítulo de la primera parte está consagrado a las representaciones paradojales del barrio Saint-Christophe, uno de los más conocidos de Cergy. Es aquí, en efecto, donde se encuentran los principales gestos arquitectónicos de la ciudad (Eje Mayor, escultura de Dani Karavan, inmuebles diseñados por Ricardo Bofill), que significan, a los ojos del exterior, su modernidad; es aquí también donde se encuentran los “zulúes” que ocupan la plaza central y cuya presencia suscita el fantasma de una “Chicago” de la ciudad nueva. A la oposición entre los grandes conjuntos y la ciudad nueva (mito de los años ´70) se sustituye desde ese momento la tensión entre la ciudad nueva y el “conurbano” (mito de los años ´90). Este resurgimiento del tema ancestral de la ciudad corruptora –nacido, recordémoslo, en los primeros momentos de la revolución industrial– es analizado de manera específica por Saint Pierre. Para la autora, el deslizamiento de una estigmatización (el gran conjunto) a otra (el conurbano) no es sólo un asunto del paso de una época a otra. Concierne también a una amalgama entre el pasado y el presente de los interlocutores.

En la segunda parte de la obra, que está en el origen de la investigación, son analizadas las sociabilidades de los jóvenes “con problemas” del “barrio sensible” de Cergy-Saint-Christophe y su percepción de la ciudad nueva. La autora examina aquí las investigaciones sociológicas sobre los “jóvenes” y el “suburbio”, que alimentan en gran medida los fantasmas de la seguridad contemporánea. La originalidad del examen es que ella integra dos momentos de investigación sobre el terreno (1990-1991 y 1993-1997) que son también dos momentos de la vida de la investigadora y los encuestados. Este lapso posiblemente permite escapar a los habituales clichés sobre “las bandas de jóvenes” y la creación de “guetos a la americana”. Muy acertadamente, Saint Pierre demuestra la importancia de los equilibrios demográficos propios de las ciudades nuevas. Los años ´90 ven a los hijos de los pioneros de fines de los años ´70 pasar a la edad adulta. La ciudad descubre sus adolescentes y tarda en poner en marcha dispositivos adecuados para responder a sus expectativas (Cfr. por ejemplo el análisis de la política de la Casa del barrio). Los medios de comunicación nacionales se alimentan sin ninguna reserva en el territorio de los “zulúes”, fabricando el acontecimiento que ellos pretenden filmar, y poniendo incluso en peligro el paciente trabajo de acercamiento de la etnóloga.

El capítulo cinco, más clásico, está consagrado a las lógicas de reconocimiento de los jóvenes de Saint-Christophe. La autora describe aquí los componentes de la cultura de los adolescentes: pertenencia étnica (“negro”, “árabe”), cultura hip-hop (violencia física o verbal, siglas, breakdance), necesidad crucial de reconocimiento (en la ciudad y fuera de ella). El efecto de catálogo está compensado por el lugar importante de la restitución en las entrevistas. Dando extensamente la palabra (en el capítulo 6) a estos/sus jóvenes (Moussa, Souleymane, Céline, Kodjo, Jean, Simon), la autora revela la complejidad y la ambivalencia de los discursos y de las posiciones que ellos adoptan. Este análisis de los relatos de vida es prolongado (capítulo 7) por el de la percepción que tienen los jóvenes de su ciudad nueva. La autora revela la distancia, pero también la proximidad de los jóvenes con sus mayores de los años ´70. Su rechazo hacia la cultura vernácula (“viejo estilo”, lentitud de vida en el campo opuesta al “Mouv” de la región parisina) los separa incuestionablemente de la utopía de “una ciudad en el campo”, cara a los pioneros. Por el contrario, el orgullo que ellos expresan por el hecho de vivir en una ciudad estética (apropiación de las obras arquitectónicas) los vuelve defensores activos de la imagen de Cergy. La adhesión afectiva al territorio de la ciudad nueva no es, sin embargo, sólo un elemento de las representaciones espaciales de los jóvenes de Cergy. La mundialización pasa también por aquí, agrandando las referencias familiares (retorno al África negra) y el universo mediático (básquet, ropas de marca, vestimentas traídas de Nueva York).

 

 

 

 

En su tercera y última parte, la autora retoma el campo y confronta la mirada de algunos habitantes de Cergy con la de los jóvenes. Demuestra así que la periodización de la historia y los clivajes de la sociología no bastan para dar cuentas del uso y de las percepciones de la ciudad, sobre todo de algunos de sus lugares claves (centro comercial de Trois Fontaines, Casa del barrio, mercado). Acá, además, las entrevistas son convocadas para afirmar que no solamente la percepción de un espacio dado es diferente de un individuo al otro, sino incluso que un mismo individuo puede, en una misma entrevista, caracterizar de manera contradictoria el espacio del cual habla. En el corto estudio que consagra al mercado de Saint-Christophe (capítulo 10), Caroline de Saint Pierre retoma y convalida los análisis de Michèlle de la Pradelle en su obra: Los viernes en Carpentras. Hacer su mercado en Provence o en otra parte (París, Fayard, 1995) sobre la apuesta en los “juegos de roles” que se sostienen y que sobrepasan las relaciones del simple comercio.

Los dos últimos capítulos están consagrados al estudio de la vida asociativa. La autora se dedica en principio a la evolución de la relación de las asociaciones con el territorio. Las asociaciones de residentes o de barrios, características de la época de los “pioneros”, han muerto y cedido el lugar a asociaciones que reclutan a la gente más allá del territorio de la ciudad nueva. El análisis se extiende también a la crisis contemporánea del mundo asociativo. Retomando los análisis de Jacques Ion, Saint Pierre muestra que aparecen nuevas formas de sociabilidad (la asociación como satisfacción de sí), trascendiendo la separación entre el individuo y lo colectivo.

 

 

 

 

Al final del estudio, la autora interroga la validez de los criterios de intervención de la política de la ciudad, llevada tanto por el Estado como por las colectividades locales. El principio de subsidiariedad (acción de “proximidad”, desarrollo social de los “barrios”, consejos locales) no coincide con la percepción compleja del espacio de vida que tienen los ciudadanos. Quizás es aquí donde el estudio etnológico merecería ser completado y nutrido por los trabajos sobre las políticas urbanas contemporáneas. El punto de vista de los habitantes, posiblemente, no sea más que uno de los componentes de la fabricación de una ciudad. Una ciudad también es producida por actores (representantes electos, profesionales e institucionales), obligados por coyunturas (económicas o políticas), tomada en apuestas geográficas que la sobrepasan (ver por ejemplo, sobre el mismo espacio, la obra de Pierre Gaudin (dir.), L’invention du Val-d’Oise, 1920-2000, Conséil général du Val-d’Oise, 2001). Los “decisores” mencionados en el título de la obra son en realidad abordados únicamente por sus discursos, en el momento mismo que un abordaje histórico se hubiera apoyado sobre los archivos del Establecimiento Público de Planificación o de los consejos municipales concernidos. Significativamente la Casa del barrio de Cergy-Saint-Christophe, sobre la cual la autora señala en numerosos aspectos su rol fundamental, no es aprovechada más que desde el exterior, y los juicios se apoyan sólo sobre las representaciones de los entrevistados. Se gira alrededor del lugar, de su lógica y de su historia, incluso cuando,  edad de por medio, los excluidos de ayer se encuentran entre los animadores de hoy. Estas reservas inherentes al método de trabajo elegido no podrían, sin embargo, ser capaces de minimizar la amplitud del trabajo aquí propuesto. La fabricación plural de la ciudad innegablemente está llamada a convertirse en un “clásico” de las ciencias humanas, y es todo el mal que se le desea.

LV

 

El autor es Profesor de Historia Contemporánea en Paris-Este Marne-la-Vallée. Su último libro se titula Retour sur les villes nouvelles. Une histoire urbaine du XXème siécle (Créaphis, Paris, 2014).

 

La fabricación plural de la ciudad. Decisores y ciudadanos en Cergy-Pontoise 1990-2000. Caroline de Saint Pierre. Traducción: Miguel Espejo. Ediciones Antropofagia, Buenos Aires, 2014. Páginas: 376. ISBN: 978-987-1983-06-3

 

Sobre Caroline de Saint Pierre y su investigación sobre Cergy Pontoise, ver también en café de las ciudades:

Número 77 | Política y cultura de las ciudades (I) 
Cergy-Pontoise | Caroline de Saint-Pierre y el desarrollo de una ville nouvelle francesa | Marcelo Corti

 

Ver también la reseña Un intenso recorrido por la fabricación plural de la ciudad, por Romina Olejarczyk en Quid 16.

 

Recientemente, Presses Universitaires de Rennes ha publicado La ville patrimoine. Formes, logiques, enjeux et stratégies, bajo la dirección de Caroline de Saint Pierre.

Ver también la entrevista en la Croix sobre el traslado de la ciudad de Kiruna, en la Laponia sueca.

Política de las ciudades (I)
El tejido social y vecinal de Barcelona debe ser protagonista de una revolución democrática
Entrevista a Ada Colau, candidata a Alcaldesa IPor Marcelo Corti

Los derechos son interdependientes y no se pueden plantear de forma aislada. En Barcelona en Comú estamos trabajando en como repensar la institución. No se trata de llegar y ocupar el lugar de otros sino de transformar la institución que no ha funcionado. Y una de las cosas que nos estamos planteando es como habría que organizar el Ayuntamiento y sus áreas. Ahora trabajan de una manera que claramente no funciona bien, con áreas clásicas, distantes entre sí. Como activista del derecho a la vivienda, por ejemplo, uno de los problemas que he visto en el Ayuntamiento es que los técnicos de Hábitat Urbano plantean la vivienda como un problema aislado y no lo relacionan con el espacio público, ni con las políticas de género, de salud o sociales. Eso es un error flagrante que además de hacer malas políticas lleva a gastar mucho más dinero de lo necesario. Uno de los debates abiertos que tenemos en Barcelona en Comú es precisamente como repensar la institucionalidad para acabar con esa visión de compartimientos estancos.

Política y Proyectos de las ciudades
Barcelona después de Barcelona
Instantáneas de un Modelo IPor Marcelo Corti

Un patio rodeado por las dos naves industriales que sobreviven,  otra reconstruida y una losa visera, accesible por el espacio bajo esta y por un hueco entre las crujías. Todo el conjunto descansa en medio de la manzana, rodeado de una parquización sencilla, muy arbolada. La gradación y articulación entre vacíos con distinto tratamiento y apropiación generan una agradable variedad espacial; los quiebres direccionales (resultantes de la persistencia arqueológica) y la alteración del esquema de masas construidas y vacíos son interesantes variaciones del modelo tradicional de manzana del Ensanche. En el lado nordeste, el único detalle arquitectónico, sencillo e impactante a la vez: un gigantesco banco, adaptable a todas las posturas humanas, recibe a oficinistas en su horario de comida y en general a cualquier paseante que desee disfrutar del sol, de la sombra y del ocio urbano. Un alivio frente a la chabacanería del Parc Central del Poble Nou y la desolación de la Zona Fórum. Un espacio público bien logrado, que no es poco: fue así que nos conquistó Barcelona, cuando éramos inocentes.

Hábitat y Política de las ciudades
Aportes para un observatorio de política habitacional en Argentina
La Red EPHA, hacia una política integral de hábitat IPor Víctor Saúl Pelli

La función de observación sistemática no es necesaria ni obligadamente una actividad subordinada a las definiciones y alineamientos conceptuales o políticos preestablecidos desde los organismos públicos o desde otros núcleos de poder. Esta postura ya se deja ver en el contenido de este libro. Va a surgir sin duda la necesidad, no sólo de recoger información y procesarla, sino de replantearse constantemente, o al menos someter a cuidadoso cuestionamiento, los propios basamentos ideológicos de la labor de observación. De precisar para quién se la está haciendo, para qué se la está haciendo. Se puede admitir que la idea de Observatorio pueda desarrollarse como una actividad de innegable valor al mantenerse en el ámbito, en el lenguaje y en el estilo de trabajo y comunicación reservados al ámbito académico, pero el estado de cosas en Argentina (y en los países latinoamericanos en general, por sobre sus diferencias) ejerce fuerte y atendible presión para que la observación crítica tenga más bien el carácter de un servicio público, imprescindible, independiente, protegido y entendible. Y, de ser posible, participativo en serio.

Política de las ciudades (II)
Por los derechos de los porteños
Una propuesta de democracia participativa para Buenos Aires IPor Andrés Borthagaray

Desde el diálogo con actores relevantes de la ciudad –o de otras ciudades. Desde todos esos ámbitos, he venido madurando un conjunto de ideas relativas a los problemas urbanos y sus soluciones. Las expreso con respeto hacia otras, con apertura y búsqueda de consensos, pero desde posiciones claras y no sujetas a las mayorías de turno. No miro las encuestas antes de opinar. Equitativa, justa, segura y de calidad urbana es una ciudad que piensa en los más vulnerables y no sólo en quienes tienen las mayores posibilidades y recursos. Para eso hacen falta presupuestos asignados con criterio y sin dispersión. Es necesario que se apoyen también en el potencial de una ciudadanía comprometida y en los mecanismos participativos, hasta ahora tímidamente explorados, de la Constitución de la Ciudad.  Quienes ponemos en marcha esta iniciativa convocamos a los porteños a integrar este espacio y a ofrecer una alternativa para ganar en abril y en junio. Es obvio que no es una carta fácil. No somos la expresión de un “aparato”, ni contamos con otros recursos que los de quienes desinteresadamente nos apoyan. Frente al habitual protagonismo de corporaciones de todo tipo, no somos ni más ni menos que un grupo de ciudadanos.

POSICiones cordobesas
Clásico y Pompidou
Ruteras (III) IPor Carola Ines Posic y Carmelo Ricot

Otra plazoleta, lateral, la Igor Stravinsky, completa la articulación con el tejido urbano de la ciudad histórica. El blanco de la estructura y los colores primarios de la escalera y las tuberías contradicen pero también enfatizan la nobleza grisácea de la construcción en piedra. La fachada principal vibra en el contraste entre la estructura modulada, repetitiva y estanca con el dinamismo de la escalera entubada, híbrido de interior y exterior excitante en su progresivo develar de vistas sobre el barrio y la ciudad. Ya en lo más alto, el Pompidou es un panóptico de lo que hay que ver en París. Esta decisión de trasladar la circulación principal y todo el movimiento del edificio al borde convierte el límite exterior en una gran calle aérea que capta la ciudad en toda su extensión. Esa “calle” suspendida en el aire recuerda la promenade corbusiana o los ensayos circulatorios de  los Smithson, pero en el Pompidou se hace acontecimiento y acción; convierte así en museo no solo la obra expuesta sino a la misma ciudad que todos los días se despliega ante el espectador en movimiento.

Política, Economía y Ambiente de las ciudades
Puerto Nuevo, Negocios Viejos
El futuro del Puerto de Buenos Aires (III) IPor Rafael Gentili

Los pliegos de la licitación solo pueden ser encontrados en la página de la Administración General de Puertos (no se publica el pliego técnico, el cual debe ser adquirido) y, a pesar que una de las notas menciona que las terminales ofertan inversiones por U$S 700 millones, el pliego no contiene ninguna obligación en tal sentido. Vale decir que se otorga más tiempo que lo concesionado por el menenismo y sin las inversiones que éste exigía. Tales inversiones se mencionan periodísticamente, pero no comprometen a los oferentes de la nueva licitación. Su finalidad sería otorgar un mayor largo de muelle para albergar los buques de mayor eslora que ya circulan las rutas marítimas. Esta necesidad de inversión actualiza el debate en torno al futuro del puerto porteño, que orbita entre dos opciones: se hace frente a esta inversión, lo que implica que el puerto se quede donde estas por varias décadas más, o se inicia su proceso de relocalización y la consecuente urbanización de los terrenos que hoy ocupan las terminales portuarias.

Terquedades
Una mirada arrabalera a Buenos Aires
Terquedad de lo que se vota Columna a cargo de Mario L. Tercco

¿Qué les vimos para votarlos? Hay varios ejes por donde pasa la decisión de voto en cualquier elección porteña. La elección de Fernando De la Rúa en 1996 tuvo el sentido de apoyar un liderazgo muy consolidado en la Ciudad y proyectarlo al orden nacional para oponerlo al Presidente entonces en ejercicio. En 2000 y 2003, Aníbal Ibarra fue una moción de confianza hacia sendos gobiernos nacionales de reciente asunción (curiosamente, tan diversos entre sí como pudieron serlo De la Rúa y Néstor Kirchner). En 2007, Mauricio Macri representó a la vez el hartazgo con las inconsecuencias del “progresismo” porteño y la proyección de un futuro líder nacional, consolidado en 2011 con su reelección. Más que en ningún otro distrito del país, el voto porteño presenta una relativa indiferencia a las cuestiones caseras y se relaciona casi exclusivamente con apoyos y rechazos a circunstancias y personajes de la política nacional. Al menos ha sido así hasta ahora; las elecciones intermedias, exclusivamente legislativas, no escapan a la regla: lejos de aprovechar la oportunidad para introducir el debate doméstico, son también la ocasión de revalidar o cuestionar liderazgos de alcance nacional.

Cultura de las ciudades
Ciudad, universidad y complejidad
Construir el problema, construir el conocimiento IPor Olaf Jovanovich

El territorio y la ciudad son sistemas complejos. La sociedad refleja voluntaria e involuntariamente su imagen sobre el espacio y nos muestra  como sujetos partícipes de su huella histórica. La comprensión del territorio y de la ciudad, en este marco, se convierte en un desafío que necesita construir una visión múltiple desde lo individual. Desafío que implica la lucha con paradigmas establecidos, la lucha con una parte de la ciencia que lleva a cuestas la visión atomizada de la realidad, perspectiva que tiene grandes victorias; pero también ciertas limitantes que, justamente desde aquí, desde el corazón mismo de la ciudad y el territorio, las ponemos en evidencia. El sujeto se vuelve parte de la historia que debe aprehender. Y de repente la complejidad nos incomoda, nos teje con el resto del mundo, la realidad se suelda con la historia de los sujetos y el espacio; la ciudad y el territorio emergen. Pero las disciplinas se mueven entre sustantivos inamovibles.

La mirada del flâneur
Nuestras ventanas
Una mirada entre todos IPor Elisa Calfat

Casi no puedo ver, tengo la vista borrosa por colores, ruidos, desespero. La vista grita. No siempre tenemos las ventanas que deseamos y, quizás, ellas cambien con el tiempo. Lidiamos y nos adaptamos con la ventana que “elegimos”. La ordenamos con flores y colgantes pues, de esa manera, la arreglamos para la mirada del otro –un afuera pocas veces elegido. Transmitimos una imagen seleccionada por nosotros, que el otro supuestamente no eligió. Podríamos pensarla como a un hermoso collar, un lindo maquillaje y la ropa adecuada. De esa manera construimos nuestra fachada para vecinos desconocidos o posibles peatones. Construimos nuestras propias ventanas, que son observadas por otras tantas. Algunas veces, ese cuidado hacia uno mismo funciona bien hacia el otro, pues ese proceso configura una demostración personal hacia el fuera, buscando un cumplido o una aceptación ajena. Es una mirada constante al exterior y esa observación se convierte en la seguridad hacia el otro y, de la misma forma, hacia uno mismo.

 

Nelson Inda a cargo del patrimonio cultural uruguayo, el recuerdo de Bernardo Secchi y una reflexión de Pedro Del Piero sobre la inundación de La Plata, a dos años de la catástrofe.

 

Encuentros, Jornadas, Seminarios, Congresos: UGYCAMBA - El Derecho a la Ciudad en América Latina, seminario en Buenos Aires - Buenas Prácticas en Iberoamérica, conferencias on-line de la FIU - Gestión de la Movilidad Sostenible, conferencias on-line de la FIU - Habitabilidad y Políticas de Vivienda en México y América Latina - Políticas Urbanas, Gestión Territorial y Ambiental para el Desarrollo Local, en Resistencia - Parques industriales, en Tristán Suárez - XV Convención de Ordenamiento Territorial y Urbanismo, en La Habana Convocatorias y Concursos: Taller internacional de urbanismo en Paris - Premios Mundiales del Hábitat - Ciudades Reveladas - Poéticas de la ciudad expropiada - Beca PNK, en Nueva York - (Des)Bordes Urbanos Cursos y programas académicos::Banner UOC - Capacitación en Planificación y Gestión  Urbano Territorial en Municipios, en Buenos Aires - Licenciatura en Urbanismo, en la UNGS Exposiciones y muestras::Sociedad Argentina de Planificación Territorial - Derecho a la ciudad y conflictos urbanos: La ocupación del Parque Indoamericano - Busco casa en arriendo - Más Poder Local Nº 22 - Beyond Environment, por Emanuele Piccardo e Amit Wolf - Guía Práctica de Instrumentos Urbanísticos - Fetichismo de la innovación, por Evgeny Morozov

 





 

 

 

 


 

> ACERCA DE CAFÉ DE LAS CIUDADES

café de las ciudades es un lugar en la red para el encuentro de conocimientos, reflexiones y miradas sobre la ciudad. No es propiedad de ningún grupo, disciplina o profesión: cualquiera que tenga algo que decir puede sentarse a sus mesas, y hablar con los parroquianos. Amor por la ciudad (la propia, alguna en particular, o todas, según el gusto de cada uno), y tolerancia con las opiniones ajenas, son la única condición para entrar. Hay quien desconfía de las charlas de café: trataremos de demostrarle su error. Nuestro café está en cualquier lugar donde alguien lo quiera disfrutar, pero algunos datos ayudarán a encontrarlo. Estamos en una esquina, porque nos gustan los encuentros, y porque desde allí se mira mejor en todas las direcciones. Tenemos ventanas muy amplias para ver la vida en las calles, y no nos asustan sus conflictos. Es fácil llegar caminando a nuestro café, y por eso viene gente del centro y de todos los barrios (sí alguien prefiere un ambiente exclusivo, que se busque otro lugar). No faltaran datos sobre cafés amigos, porque nos gusta andar de bar en bar: ¿cómo pedirle a los parroquianos que se queden toda la noche en el nuestro? Esa es la única cadena a la que pertenece el café de las ciudades: la de todos los cafés únicos e irrepetibles, en cualquier esquina de cualquier ciudad.

Marca en trámite

Las notas firmadas no expresan necesariamente la opinión del editor.
Editor y Director: Marcelo Corti
Diseño: Laura I. Corti
Corresponsal en Córdoba: Carola Inés Posic
Corresponsal en Buenos Aires: Mario L. Tercco >

Al incluir un mecanismo de remoción, este material no puede considerarse spam.
Material protegido por la legislación autoral. Para su reproducción, consultar con el editor o con el autor en cada caso.
Copyright © 2002 - 2003 - 2004 - 2005
- 2006 - 2007 - 2008 - 2009 -2010 - 2011- 2012 - 2013 -2014 - 2015 café de las ciudades para todo el material producido para esta edición.