> Ediciones Anteriores:  
Título Subtítulo
> Número Revista:  
        
  > Año 14 / Número 146 - 147 / Diciembre 2014 - Enero 2015 > REVISTA DIGITAL
 
 
 
 > SUMARIO
Economía de las ciudades  

La formación de los precios del suelo y la configuración de las rentas urbanas

El origen de la fragmentación en la ciudad I Por Edgardo Contreras Nossa

En las ciudades, los valores de mercadodel suelo aumentan de manera colosal –a menor distancia con las centralidades mayor es el precio– sin que los propietarios individuales de la tierra hayan realizado algún esfuerzo personal para obtener dicho beneficio. Es un aumento generado por condiciones externas al esfuerzo del poseedor, generalmente condiciones resultantes del esfuerzo de la sociedad en conjunto (infraestructura estatal, obras públicas, redes viales, etc.). En la sociedad capitalista este beneficio es conocido como renta urbana –comúnmente como plusvalía– y es capitalizado en el proceso constructivo a través delos precios del suelo en el mercado inmobiliario. Pero, ¿cómo se forman dichos valores?, ¿cuáles son las características en la formación de los precios y en la configuración de las rentas urbanas?

En la teoría marxista “el valor de uso” es el valor de usufructo personal que poseen los bienes y “el valor de cambio” es el valor que adquieren los bienes cuando ya no son sólo para suplir una necesidad, en otras palabras, es el beneficio que se obtiene de cualquier bien para la ganancia o el ahorro. Según Harvey, a partir del siglo XVIII, apareció la construcción de casas para la especulación y para el ahorro, como un bien patrimonial. El sistema del valor de cambio destruyó al sistema del valor de uso de la vivienda, bajo la teoría de que éste garantizaría el valor de uso (Harvey, 2013).

La tierra es un bien irreproducible y escaso (no se puede reproducir como una mercancía, con lo cual se va escaseando), características que lo convierten en un bien patrimonial; las personas lo poseen para ahorrar y para obtener ganancia mediante la retención y la especulación. La localización del suelo respecto a la distancia con ciertas centralidades en la ciudad le da un valor adicional a éste; bajo esta lógica, un predio más cerca de algún centro debería tener más valor que un predio más alejado. Además, el desarrollador inmobiliario requiere del suelo urbano para llevar a cabola construcción, por lo tanto está dispuesto a pagar al propietario de la tierra –quien se apropia de la renta inicial el valor de mercado de la propiedad. Posteriormente el desarrollador produce más unidades inmobiliarias y se apropia de las nuevas rentas urbanas, de las rentas capitalizadas en el nuevo proceso constructivo. El usuario final está dispuesto a pagar el valor de mercado del inmueble, puesto que en el proceso de capitalización de la renta –operación de venta recupera– la inversión inicial y además una ganancia adicional –la plusvalía– que lo motiva a realizar la operación para ahorrar dinero y para capitalizar la inversión.

En otros términos, la plusvalía urbana es igual a:valor de mercado del inmueble menos los costos de construcción (directos e indirectos), menos la utilidad del desarrollador, menos el valor del suelo. En un ejemplo supuesto, si el valor final de venta del bien es de 300, menos los costos de construcción que son 100, menos la utilidad sobre la venta que es 30 (10%), menos 70 del valor del suelo original obtenemos una plusvalía de 100. Esta plusvalía se la puede apropiar el dueño del predio, el constructor, el promotor, el inversionista; en otra instancia se la pueden repartir entre dos o varios agentes. No obstante la cadena no termina allí: el usuario final también percibe una ganancia extra a través de la retención y de la especulación, ya que en el futuro el valor final del inmueble será mayor, repitiéndose el proceso de capitalización de la renta.

Representado en una ecuación:

Valor de mercado final – (Costos de construcción directos e indirectos + utilidad) – valor del suelo = Plusvalía

Reemplazado con nuestro ejemplo:

300 – (100 + 30) – 70 = 100  

 

Como se mencionó anteriormente, la localización del predio dentro de la ciudad altera las condiciones para la formación de la renta y, como consecuencia, para la formación de los precios del suelo, debido a que la distancia con diversos servicios –transporte público, educación, salud, vías de comunicación, trabajo, servicios públicos, infraestructura, etc.–hace variar el valor de mercado; a menor distancia con las infraestructuras mayor es el precio de la tierra. Otro factor determinante es la actividad del predio, dependiendo del uso urbano que dichoinmueble tenga (vivienda, industria, comercio) también afectará la formación de los precios. De esta forma, un predio con uso comercial es más rentable si está localizado en una vía de comunicación centralporque tiene fácil y rápido acceso, y por el contrario si una vivienda está ubicada en esta misma zona su renta será más baja porqueel uso comercial genera ganancias adicionales derivadas de su actividad y el uso residencial no.

Una oficina en el centro de la ciudad es más rentable que una vivienda con las mismas condiciones en cuanto a sus características físicas, de área y de localización, por las razones mencionadas y porque el usuario final está dispuesto a pagar más dinero por un uso comercial, ya que obtienen mayor capitalización de la renta;además las localizaciones centrales tienen mayor demanda debido a las extra ganancias que producen. Por otra parte el uso residencial requiere de otras infraestructuras adicionales que ocupan más espacio –zonas verdes,salud, educación–y los usos comerciales requieren menos infraestructuras y área construida para operar. El propietario (o quien alquila) el inmueble lo usará para tener comercios, no para vivir, por lo tanto pagará un valor más elevado de suelo porque considera que es una inversión que generará más ganancias.Otro caso son las localizaciones especializadas de ciertas actividades que poseen convenciones colectivas deubicación, es decir, las zonas de venta de ciertos productos que históricamente se localizaron allí;entonces, es sabido que en ese lugar se encuentran determinados productos de tal tipo. Pueden ser zonas de joyerías, zonas de cueros, zonas de partes para automóviles, zonas de textiles, zonas de mercados tradicionales, etc.

Por otra parte, existen predios más construibles que otros, inmuebles que permiten más construcción en altura (másderechos de desarrollo), con lo cual existen ganancias extraordinarias en éstos, condición dada por la sociedad –códigos y normas–  y no por el propietario, por el constructor o por el inversionista, sin embargo, todos estos agentes se apropian de una parte o de la totalidad de dichas rentas urbanas. Éste es uno de los grandes dilemas en la sociedad actual, acerca de cómo y quién se apropia de las rentas urbanas, puesto que son producidas colectivamente y no por la acción individual de los agentes involucrados en el proceso. Aunque existen terrenos con mayor capacidad de construcción dada la geomorfología del mismo –tienen mayor capacidad natural portante, permitiendo mayor desarrollo en altura– de igual forma están condicionados por la norma y requieren de la aprobación colectiva para su construcción.

   

Ahora veamos en síntesis algunas de las principales condiciones para la formación de los precios del suelo y para la configuración de las diferentes rentas urbanas y sus ejemplos (Jaramillo, 2003):

§  Dependiendo de la constructibilidad, de las características geomorfológicas (capacidad portante, pendiente, anegabilidad) y de la distancia con la infraestructura de servicios públicos; de la construcción en altura y del sobreprecio de localización que está dispuesto a pagar el consumidor final, el valor de mercado de los predios es más elevado. Por ejemplo, un inmuebleen el centro de la ciudad, que posee un suelo muy resistente y que permite la construcción en altura (edificios), que está cerca de todas las redes de infraestructura de la ciudad (transporte, cultura, salud, educación),tiene características de valor agregado que se ven reflejadas en la renta que produce y en el precio que paga el usuario final.

§  El carácter urbano de los terrenos no puede ser reproducido de forma unilateral por el capital, lo que produce una renta general para los predios urbanos, y ésta constituye la magnitud mínima de renta para todos ellos. Esta renta absoluta es mayor en ciudades grandes y que están en proceso de crecimiento acelerado. Por ejemplo, para cualquier inmueble ubicado en una urbe o en la ciudad capital de un país o de una provincia, a medida que se acerque al centro de la ciudad o a otro tipo de servicio urbano, su precio es mayor y por consiguiente la renta urbana que produce.

§  Las actividades comerciales se llevan a cabo en lugares muy precisos de la ciudad, con suficiente accesibilidad y con convenciones colectivas de localización; a medida que el terreno se acerca o se aleja de estas características disminuye o aumenta su renta urbana. Por ejemplo, un inmueble comercial ubicado en el corazón de la zona histórica de venta de cualquier materia prima, posee una ventaja sobre cualquier otro predio comercial más alejado del foco de este tipo de comercio, traducido en una renta urbana más alta.

§  La actividad de vivienda no es autosuficiente espacialmente, requiere de otras actividades complementarias (trabajo, aprovisionamiento, esparcimiento, educación, salud), entonces cuanto más cerca de estas condiciones será más económica la reproducción de la fuerza de trabajo, puesto que serán menores los gastos de transporte y los costos de desplazamiento. Por ejemplo, un inmueble ubicado cerca de los centros de trabajo tiene más valor porque los gastos de transporte y el tiempo de viaje son menores, además, porque el uso de vivienda ocupa más área que otras actividades mucho más rentables como las oficinas que ocupan menos espacio en los centros de ciudad.

§  Los distintos grupos sociales (clases) tienen que ocupar lugares separados y diferenciados en el espacio (segregación socio-espacial), la diferenciación se establece mediante la exclusión a través de la solvencia económica, entonces el consumo se convierte en una señal de rango social, de esta manera esta renta es un impuesto privado por diferenciación social. Por ejemplo, un inmueble en algún sector exclusivo de la ciudad –zonas nobles, barrios privados/cerrados– es más costoso sólo por el hecho de tener esa exclusividad, además de los costos en los que puede incurrir por las distintas características ya descritas en las diferentes rentas urbanas.  

§ Las industrias tienden a localizarse en las aglomeraciones urbanas sin importar el lugar dentro de las mismas, sin embargo, las actividades industriales están restringidas dentro de las ciudades –generalmente a parques industriales y a predios residuales o periféricos–, por las extensas áreas que requieren. Estas condiciones generan escasez de espacio para dichas actividades, lo que se traduce en rentas de monopolio industrial. Por ejemplo, un terreno de uso industrial extenso ubicado en una importante aglomeración, con buena accesibilidad o en un parque industrial desarrollado, tiene ventajas sobre cualquier otro inmueble industrial en la ciudad, representadas en una renta urbana industrial más alta.

 

El propietario de la tierra es un agente pasivo que percibe la renta inicial del suelo sin realizar ningún esfuerzo o trabajo; existe la creencia de que merece la renta por su esfuerzo personal al comprar el bien con su dinero. El desarrollador inmobiliario percibe una ganancia o utilidad al construir el predio, en algunos casos actúa como inversor capitalista y de esta forma percibe una parte de lasnuevasrentas,y el socio inversor percibe la renta finalcuandose realiza la operación de ventade los inmuebles. Puede ser que un solo agente represente a los otros y se apropie de las rentas en su totalidad–o que se la dividan– dependiendo de la parte del proceso en la cual intervinieron. No obstante,¿por qué el valor del suelo urbano aumenta de manera tan acelerada en poco tiempo? y ¿por qué hay gente que está dispuesta a pagar ese valor?

Existen los propietarios patrimonialistas que adquieren la propiedad para ahorrar dinero (bien patrimonial) reteniéndola y especulando con las futuras rentas urbanas; están los propietarios capitalistas que compran propiedades para (re)invertir su capital excedente, que les proporciona mejores rendimientos que el interés de las entidades crediticias y de los prestamistas;hay socios inversionistas que colocan el dinero en desarrollos inmobiliarios para capitalizarlo a través de la renta; en todos los casos la base de la especulación es la capitalización de la renta inmobiliaria. Y por último está el usuario final que no percibe ninguna renta al principio del proceso, pero que sabe que la percibirá en el futuro cuando venda el inmueble y se repita el proceso de nuevo.

Al ser la tierra un bien escaso la oferta es fija –la cantidad de suelo disponible–; como resultado, cuando aumenta la demanda –la cantidad de compradores– aumenta el precio, es decir, cuanto mayor sea la necesidad de suelo mayores serán los precios. En casi todas las ciudades el suelo disponible es escaso, ya que la mayoría está en manos de privados; el Estado tiene que pagar altos costos por el suelo que necesita para poder desarrollar infraestructura públicaqueterminavalorizandoy beneficiando a los inmuebles de las zonas de intervención.El crecimiento de la población, por consiguiente de la ciudad, presiona los precios del suelo elevándolos hasta el punto donde el usuario esté dispuesto y pueda pagar por él. Al final “lo que se está negociando en el mercado no es el suelo en sí mismo, sino el derecho a apropiarse de las rentas” (Jaramillo, 2003).

Por otro lado, poner el dinero en el mercado inmobiliario  –activos urbanos – es más seguro desde la década de 1980; el capitalista prefiere poner el excedente de capital en un mercado que no represente riesgo, que capitalice mejor y más rápido el dinero, “el capitalista ya no produce nada, ahora sólo invierte para sacar ganancia” (Harvey, 2014). En la actual sociedad capitalista comprar bienes inmuebles significa ahorrar y sobretodo asegurar un mejor futuro económico, sin necesidades; se vuelve un fetiche para las personas el poseer bienes perdurables. El sueño de “la casa propia” adquiere mayor significado en nuestros días: tener un inmueble no es sólo tener un “techo propio”, es asegurar el futuro de la familia.Sin embargo, esto significa seguir reproduciendo la lógica del capital y del mercado inmobiliario, permitiendo que unos pocos se apropien de las rentas urbanas producidas por la sociedad en conjunto.

En conclusión, la configuración de las rentas en la ciudad capitalista y, en consecuencia, la formación de los precios del suelo urbano, son un mecanismo basado en la especulación inmobiliaria de todos los agentes que intervienen en el proceso, legitimado por gran parte de la sociedad, argumentando el beneficio que merece cada agente respecto a su esfuerzo personal medido en su capacidad económica. Es un mecanismo basado en la acumulación de capital a través de ganancias ficticias, es decir, un incremento imaginado por los poseedores de los bienes inmuebles que sólo se capitaliza cuando se realiza la operación económica. Como resultado, existe el fetiche común hacia el dinero por medio de la posesión de inmuebles, generando la ilusión de que la retención y la especulación “hacen crecer la inversión como si fuera una planta, pero en realidad la fuente de ese crecimiento está basada en la explotación del trabajo”y en la apropiación individual de beneficios colectivos (Marx, 1867).

La apropiación de las rentas urbanas es una de las formas básicas en lacualopera el capitalismo en la mayoría de las ciudades. Es necesario conocer todos estos mecanismos para poder regularlos, como punto inicial, y parapoder revertirlos posteriormente. El desarrollo de la ciudad capitalista bajo esta lógica no significa solamente el beneficio individual económico de unos pocos, también significa el desarrollo bajo un modelo socio-económico desigual que está ampliando las brechas de diferenciación social y desigual territorial, al construir ciudad únicamente para los que tienen dinero. Las ciudades se están fragmentado espacialmente, lo podemos ver en el desarrollo de una ciudad para los ricos y otra para los pobres, una ciudad llena de lujos con todos los servicios públicos, dotada de toda la infraestructura y, por el otro lado la ciudad oculta, la que no se muestra, con condiciones antagónicas a la ciudad que se vende en el mercado global.          

ECN

El autor es Arquitecto de la Universidad Católica de Colombia [2005]. Planificador Urbano y Regional de la Universidad de Buenos Aires [2012]. Docente de Cursos de Actualización Profesional de posgrado [UBA]. Miembro y cofundador de la organización Surbanistas.

 

Sobre plusvalías urbanas, ver también en café de las ciudades:

Número 20 | Economía de las ciudades 
"Ahora existen mecanismos para corregir las distorsiones del mercado" | Entrevista a Samuel Jaramillo: la gestión del suelo urbano en Latinoamérica. | Marcelo Corti 

Número 23 | Economía 
El impuesto predial como instrumento de urbanización | Los mitos sobre la política del suelo en Latinoamérica, en una entrevista con Martim Smolka. | MartimSmolka

Número 37 | Economía de las ciudades 
Instrumentos para la recuperación de plusvalías en Bogotá (III y última) | Instrumentos, estudio particular de un caso y conclusiones. |Gloria Henao González | Ver PDF 

Número 80 | Economía de las ciudades 
Sobre la captación de plusvalías urbanísticas | Una herramienta para la construcción de ciudades más justas y sustentables | Grisela García Ortiz |

 

Referencias Bibliográficas

Harvey, D. Os limites do Capital, Revista: Poli, ano VI – n. 32 –ene-feb 2014. p 11-13.

Harvey, D.The importance of postcapitalism imagination, Revista: Irish Left Review Journal, v. 1 n. 2 otoño 2013.

Harvey, D.The Right to the City, Revista: New Left Review NLR 53 sept-oct 2008. Londres, Inglaterra. p. 23-40.

Jaramillo, S. Los fundamentos económicos de la participación en plusvalías. Lincoln Institute, 2003.

Marx, K. (1867). El Capital, Tomo III. México. Ediciones Siglo XXI y FCE 1991.

Ambiente y Política de las ciudades
Nordelta del '92
"Un emprendimiento de avanzada" IPor Marcelo Corti

Pocos años (pocos meses) más tarde, el paradigma había variado radicalmente. El grupo empresario había vendido el proyecto a Eduardo Constantini, pasando así del sector más tosco de la economía al capitalismo inmobiliario más avanzado. El modelo ya no era Cergy-Pontoise o Milton Keynes sino las gated communities de Florida o el Sun Belt estadounidense. Y el público no era la ciudadanía del Conurbano Bonaerense, sino el ABC1 disconforme con la oferta urbana del centro de Buenos Aires. Una investigación realizada por la consultora internacional PricewaterhouseCoopers prodigaba loas al modelo de convertibilidad y el rumbo económico imperante en 1994 (año de su realización) y explicaba los resultados de una encuesta en que los sectores más privilegiados de la pirámide social comparaban las nuevas promesas de Nordelta (no las del folleto) con la visión idealizada de sus barrios de la infancia. El ferrocarril no era ya una conexión segura con el centro de la metrópolis sino una adecuada barrera contra la cercanía de aquellos “sectores carentes”; el acceso se produciría por la autopista Panamericana, cuya ampliación ya estaba en marcha.

Ambiente y Política de las ciudades (II)
Mi ciudad ideal (Buenos Aires 2030)
No existe una ciudad ideal IPor Marcelo Corti

Buenos Aires, mi ciudad, tiene algunas ventajas naturales para ser sustentable. Un ancho río, el de la Plata, absorbe y procesa con benevolencia los detritos que el metabolismo urbano arroja a su cuenca. Y sobre una superficie básicamente plana, los vientos de los cuatro puntos cardinales barren los humos de combustión de sus autos y chimeneas. En contraste, Buenos Aires aún no ha logrado solucionar otros problemas, la mayoría producto de una inadecuada ocupación humana del territorio y de los contrastes sociales que se abrieron o profundizaron en el último cuarto del siglo XX. Nadie sabe muy bien qué hacer con el kilogramo diario de basura que genera cada uno de sus 13 millones de habitantes. La sociedad mide su progreso económico por el número de autos que se venden por año, aunque luego se asombra por el caos del tránsito vehicular. Muchos ríos y arroyos que tributan al Plata están contaminados, y muchas tierras inundables están indebidamente urbanizadas, a veces por los más pobres, a veces por los más ricos. La periferia metropolitana es un patchwork de urbanizaciones cerradas para sectores de altos ingresos y asentamientos humildes, miserables a veces.

POSICiones cordobesas
Anne Lacaton y de cómo resistir a los males de época
Reflexiones de verano a partir de la BIIAR de Córdoba IPor Celina Caporossi

La verdadera implosión de lenguajes y sentidos, como posible resultado del movimiento contrario a la formas de producir arquitectura en una economía cada vez más concentrada y asimétrica, hace dudar del discurso moderno, que le otorgaba una capacidad transformadora. Convertida en muchos contextos en una actividad de diseño, en un servicio subsidiario a una larga cadena de decisiones o reducida a su capacidad decorativa para justificar una que otra operación, la arquitectura parece copiarse a sí misma una y otra vez a riesgo de perderse en ese intento. Es en este panorama disciplinar que las palabras de AnneLacaton sobre los fundamentos de su (la) arquitectura parecen restablecer inmediatamente el sentido perdido. No es precisamente su elocuencia sino, todo lo contrario, su sencillez y precisión para ir señalando aquellos puntos, a modos de conceptos simples, lo que va organizando un entramado vital de sentido. Un discurso que, como bien ella señala, se ubica en un aquí y ahora (al punto de escuchar, creo que por primera vez, la palabra democracia en un discurso de arquitectos de alcance global).

La mirada del flâneur
Croquisero en Parque Chas
El valor está en el laberinto IPor Carlos Ford

Parece un rechazoa tanta grilla ortogonal segura y previsible, en la traza hay algo de “Crescent” o “circo romano”. Claro que en Roma es la huella de la historia, mientras que en Buenos Aires es fruto de la creación planificada. ¿Quién habrá trazado su dibujo con rebeldía para disolver los ángulos rectos y la perspectiva infinita?Me acomodé para fijar un momento de la tarde calurosa buscando sombra en algún rellano. Los Croquiseros nos habíamos repartido por el barrio, resultabacurioso ver como los árboles en las calles angostas y curvas creaban un clima teatral. Es que la curva te da una vista casi frontal, se pierde la fuga de la calley la sucesión de casas que van girando arma un telón que cierra la visual.Los primeros trazos no dicen nada, son como un semblanteo, tomar medidas y proporciones en el papel, no te quedes corto con el dibujo, que no falteespacio en los laterales, cuál es el motivo central, las fugas y todo eso. Con unas cuantas líneas y rayados empieza a entreverse algo de escena, la escala es doméstica, no hay más de dos pisos, la calle es angosta. Hay una calidez en la proporción de la calle, que es muy barrial, uno se siente protegido y las casas parecen amigas.

Terquedades

Una mirada arrabalera a Buenos Aires
Terquedad de las playas (ferroviarias) I Columna a cargo de Mario L. Tercco

Finalmente, el pasado 18 de diciembre la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció la creación de la sociedad Playas Ferroviarias de Buenos Aires S.A., cuyo capital inicial está conformado por las playas ferroviarias de Liniers, Palermo y Caballito y que estará compuesta por la ANSES y el Ministerio de Economía (al cierre de esta edición, no se había incorporado al Boletín Oficial el acto administrativo correspondiente). El anuncio llega aproximadamente un  año y medio después de la realización de los concursos de proyecto para cada uno de los predios, y algo más de dos años desde que el Decreto 1723/2012 del Gobierno Nacional instruyera a ambos organismos a constituir en treinta días una Sociedad Anónima que realizará la gestión de esos proyectos y que la Ley 4477 del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires les diera normativa urbanística. Más allá de la discusión sobre el mucho o poco tiempo pasado, lo cierto es que la ciudad ingresa al año electoral 2015 con la expectativa de concretar tres proyectos que la transformarán significativamente.

Política, Economía y Ambiente de las ciudades
¿Año Nuevo, Puerto Nuevo?
El fin de las concesiones portuarias y el futuro de Buenos Aires I
Por Hernán Petrelli

El escenario porteño del aun nuevo año 2015 nos plantea dilemas respecto del Puerto Nuevo de la Ciudad de Buenos Aires. Un puerto de contenedores en el centro de la ciudad, con el continuo retraso e incordio del movimiento de las cargas hasta ese lugar de difícil y lento acceso, pero que ahora afronta la finalización de las concesiones. La concesión de BACTSSA, la Terminal 5, terminó en 2012 y obtuvo una prórroga hasta 2015. Los contratos de las Terminales Río de la Plata, Terbasa y Maersk finalizan en 2019. Esta situación genera una incertidumbre para hacer inversiones, pero también sobre el destino del Puerto Nuevo de Buenos Aires. Se genera un panorama en el cual o se realizan inversiones para un mayor calado, longitud de muelle y movimiento de contenedores, o se va desafectando la actividad portuaria para la incorporación de esos espacios a la Ciudad. Se plantea así una opción de hierro que comienza a definirse en este año y por eso merece llamar la atención sobre el tema. El tráfico marítimo actual tiende a moverse con buques más grandes  (entre 12 y 14 mil TEUs y hasta con megabuques de 18 mil TEUs).

Arquitectura de las ciudades
Mar del Plata había cambiado mucho...
Fragmento de "La casa sobre el arroyo. Amancio Williams en Argentina" I
Por Daniel Merro Johnston

Estos albañiles, pescadores, empleados de servicios públicos, funcionarios administrativos y propietarios de algunas tiendas, formaban una pequeña comunidad de residentes, que trataba de satisfacer año tras año a miles de turistas que solo pasaban unos pocos meses en la ciudad, la comunidad de veraneantes.Durante el día, ambos grupos se encontraban en el centro, pero por la noche el pueblo quedaba dividido entre la zona de la costa, sus hoteles, ramblas y clubes para los veraneantes por un lado y las áreas alejadas del mar, periféricas, para los que vivían en Mar del Plata todo el año, por el otro.En el centro del pueblo, sobre lo que se llamaba Bulevar América se ubicaban quienes más tarde se conocerían como integrantes de la clase media: comerciantes de tiendas, ferreterías, mercados de frutas y verduras, carnicerías y panaderías, generalmente atendidos por sus dueños y sus familias. Hacia mediados de 1930, la ciudad se extendió en todas las direcciones: hacia el norte, barrios Camet, La Florida, y hacia el sur, Punta Mogotes. También hacia adentro, donde los sectores medios se ubicaron en los barrios Plaza Mitre, San José, Primera Junta y, con características más obreras, Don Bosco, San Juan.

Arquitectura y Política de las ciudades
El patio está en su monumento
Sobre el Monumento a los desaparecidos de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de La Plata IPor Roberto Saraví

La arquitectura y el orden del mundo eran una sola novedad incitante y todo eso había que descubrirlo, o de ser necesario inventarlo, que era para nosotros casi lo mismo.Coincidieron ciertas circunstancias externas. La arquitectura – tan antigua como la humanidad – era localmente casi una novedad; había muy pocos arquitectos, construían los ingenieros con otros esmeros distintos. Y además eran muy recientes los profundos replanteos del “Movimiento Moderno”, nos tocaba ser algo así como su tercera generación. Oportunidades fuertes que no íbamos a eludir.Pronto tuvimos un lugar propio –un gran patio– que rápidamente modeló nuestro modo de ser. Lo llenamos de los más variados deseos, ideas, ingenuidades y grandezas; todas compartidas y por eso bastante transitorias. Las adhesiones, prejuicios o convicciones no podían perdurar inamovibles. Aprendimos sin esfuerzos a pensar, se volvió costumbre y entonces las afinidades y agrupamientos no resultaban definitivos, se podían mejorar. Todo se elaboraba buscando la arquitectura de un mundo mejor. Ese patio unificó la facultad, más allá de todas sus diferencias.

Hábitat y Política de las ciudades
Consenso Nacional para un Hábitat Digno
Un enfoque de derechos en las políticas de hábitat I
Por Iniciativa Multisectorial Habitar Argentina

El hábitat digno implica el acceso universal a la tierra, la vivienda y a las infraestructuras básicas y los equipamientos sociales, los servicios y los espacios de trabajo y producción en un marco de respeto de los rasgos culturales y simbólicos de la comunidad y de la preservación del ambiente, según las particularidades del medio urbano y del rural. Sin embargo, históricamente el desarrollo urbano estuvo regido por las pautas del mercado inmobiliario, que promueve un continuo proceso de segregación al mismo tiempo que alimenta las expectativas de renta especulativa y, con ello, eleva sistemática y artificialmente los precios del suelo. En este contexto, se incrementan las tomas de tierra, la informalidad y la desigualdad. Al mismo tiempo, desde sus orígenes, las políticas habitacionales en la Argentina se han enfocado en la provisión de unidades de viviendas, ubicadas en su mayoría en zonas aisladas de los equipamientos existentes y de baja calidad urbana y ambiental.

 

Los deseos del 2015, el recuerdo de Tony Díaz, elogios al Código de Embalse, saludos futboleros y un regalo de Navidad para los habitantes de General Pueyrredón.

 

Encuentros, Jornadas, Seminarios, Congresos: Vuelve UGYCAMBA a la FADU-UBA - Buenas Prácticas en Iberoamerica, conferencias on-line de la FIU - Gestión de la Movilidad Sostenible, conferencias on-line de la FIU - Políticas Urbanas, Gestión Territorial y Ambiental para el Desarrollo Local, en la UNNE Convocatorias y Concursos: «Público/s», Premio Internacional a la Innovación Cultural, del CCCB - Pedido de artículos para Revista AREA - Cuadernos de Vivienda y Urbanismo Cursos y programas académicos:Maestría en Planificación Urbana-Regional, en la FADU-UBA - Especialización en Gestión Integral del  Hábitat, en Santa Fe - Maestría en Economía Urbana, en la Di Tella - Laboratorio de la Vivienda sostenible del siglo XXI Exposiciones y muestras::Buenos Aires viajando en el tiempo, en Bariloche - Impromptu, de CaiGuo-Qiang en PROA - El Arte de Nuestro Tiempo. Obras maestras de las Colecciones Guggenheim - Con o Sin Techo, exposición itinerante Noticias y publicaciones: Cuaderno Urbano 17 - Ciudad Fritanga - Más Poder Local - Revista CPIC - Quid 16 - Beijing y Detroit en LandLines - ACUMAR y CEAMSE en el XI Foro Metropolitano de la Fundación Metropolitana - Guía Práctica de Instrumentos Urbanísticos.

 





 

 

 


 

> ACERCA DE CAFÉ DE LAS CIUDADES

café de las ciudades es un lugar en la red para el encuentro de conocimientos, reflexiones y miradas sobre la ciudad. No es propiedad de ningún grupo, disciplina o profesión: cualquiera que tenga algo que decir puede sentarse a sus mesas, y hablar con los parroquianos. Amor por la ciudad (la propia, alguna en particular, o todas, según el gusto de cada uno), y tolerancia con las opiniones ajenas, son la única condición para entrar. Hay quien desconfía de las charlas de café: trataremos de demostrarle su error. Nuestro café está en cualquier lugar donde alguien lo quiera disfrutar, pero algunos datos ayudarán a encontrarlo. Estamos en una esquina, porque nos gustan los encuentros, y porque desde allí se mira mejor en todas las direcciones. Tenemos ventanas muy amplias para ver la vida en las calles, y no nos asustan sus conflictos. Es fácil llegar caminando a nuestro café, y por eso viene gente del centro y de todos los barrios (sí alguien prefiere un ambiente exclusivo, que se busque otro lugar). No faltaran datos sobre cafés amigos, porque nos gusta andar de bar en bar: ¿cómo pedirle a los parroquianos que se queden toda la noche en el nuestro? Esa es la única cadena a la que pertenece el café de las ciudades: la de todos los cafés únicos e irrepetibles, en cualquier esquina de cualquier ciudad.

Marca en trámite

Las notas firmadas no expresan necesariamente la opinión del editor.
Editor y Director: Marcelo Corti
Diseño: Laura I. Corti
Corresponsal en Córdoba: Carola Inés Posic
Corresponsal en Buenos Aires: Mario L. Tercco >

Al incluir un mecanismo de remoción, este material no puede considerarse spam.
Material protegido por la legislación autoral. Para su reproducción, consultar con el editor o con el autor en cada caso.
Copyright © 2002 - 2003 - 2004 - 2005
- 2006 - 2007 - 2008 - 2009 -2010 - 2011- 2012 - 2013 -2014 café de las ciudades para todo el material producido para esta edición.