conocimiento, reflexiones
y miradas sobre la ciudad


r e v i s t a  d i g i t a l
aparece el primer lunes de cada mes

AÑO 8 - NUMERO 86 - Diciembre 2009

> EDICIONES ANTERIORES     

Número Revista
 > SUMARIO
Economía de las ciudades

La Salada

Una mega centralidad informal en la periferia metropolitana de Buenos Aires I Por Artemio Pedro Abba

 

La Feria de La Salada, tercer paseo de compras metropolitano (grandes superficies comerciales y de servicios bajo cubierta) de Buenos Aires volvió a sorprender con la novedosa posibilidad de comprar por Internet. Esta mega-centralidad informal metropolitana daba un salto cualitativo, posicionando su oferta en forma virtual pero sin renunciar a su anómica acta de nacimiento.

Otro rasgo impactante de la noticia son los detalles acerca de la nuevas formas de operación de la feria: “los sitios permiten realizar compras que se envían mediante el correo Oca o se pueden retirar en un local abierto en Puerto Madero” (Perfil, 28.10-09); a su vez, de acuerdo al diario Cronista Comercial, “prontamente La Salada ofrecerá adquirir productos a través de pagos con tarjeta de crédito”. (Sanguinetti, A., 2009).

Este fenómeno inédito en el mundo, calificado como la mayor feria ilegal de América Latina por la Unión Europea, sorprende tanto por la magnitud alcanzada como por la rapidez de su crecimiento. Cuesta entender donde reside su “marca genética”, que permite reunir a alrededor de 15 mil puestos de venta y 50 mil compradores diarios en un sitio escondido en una de las periferias internas de la región metropolitana de Buenos Aires (ABBA, A. P., 2009).

 

Dimensión del fenómeno

Aunque la información disponible es imprecisa, tanto como las propias modalidades de la actividad, La Salada emerge como uno de los grandes Centros de Compras de Buenos Aires, al que afluyen 50 mil clientes diarios. Estas cifras de la capacidad de atracción de este atípico “Paseo de Compras” lo posicionan en el tercer lugar en el ranking metropolitano, después de Unicenter y el Abasto (93 y 53 mil visitantes diarios respectivamente).

La dimensión del fenómeno asombra cuando se observan los alrededor de 15 mil puestos de ventas (10 mil “formales” bajo cubierta y 5 mil “informales” a cielo abierto en la ribera del Riachuelo), sobre todo cuando se compara con los pocos feriantes que comenzaron a instalarse en la zona allá por los ’90 (luego la feria se potenció en medio de la crisis y el trueque en el 2002). La internación fue un desarrollo de los puestos más rentables, que pagan entre 300 y 500 pesos de alquiler en tres grandes tinglados (Ócean, Urkupiña y Punta Mogotes) quedando afuera los más precarios, que pagan entre 30 y 60 pesos.

 

La feria bajo cubierta alcanza las 20 hectáreas en el partido de Lomas de Zamora. Una franja de alrededor de 15 cuadras a orillas de Riachuelo es el asiento de los feriantes a cielo abierto. Se estima que las transacciones producidas generan alrededor de 10 millones de dólares semanales, ocupan a cerca de 6 mil trabajadores y atraen 600 tours de compras por día desde la región metropolitana, otras provincias y países limítrofes.

Actualmente, y como una muestra de la anomia predominante, el Municipio intimó el retiro de algunos feriantes que ocupan la traza del camino de sirga del Riachuelo y los comerciantes no quieren dejarlos por temor a que ante la inacción municipal los ocupen otros (InfoRegión, 11-11-09). Por otra parte los feriantes realizaron rellenos en la margen derecha del Riachuelo, en dominio de la Provincia, para colocar nuevos puestos y hasta para ampliar el sector de estacionamiento, modificando el cauce y aumentando el riego de inundaciones (Clarín, 18-11-06).

 

Centro de nuevo tipo o mix de lo conocido

El fenómeno emerge desde lo socio-territorial, diferenciándose de las Centralidades Tradicionales (CT) que crecieron durante la expansión metropolitana de la primera mitad del siglo pasado, relacionadas con los ejes ferroviarios, y de las Nuevas Centralidades (NT), que nacen en el último cuarto del siglo XX asociadas a la transformación modal del transporte (con el auge del automotor individual) y periferización de las “élites” (ABBA,  A. P., 2007).

Las CT crecen con el tejido urbano en los nodos más accesibles de la trama de movilidad. El soporte construido se va adecuando a flujos de consumidores de una intensidad muy alta, demandando una oferta cada vez mas sofisticada de bienes y servicios a cielo abierto. Las NC, en cambio, constituyen ofertas concentradas de bienes y servicios bajo cubierta que se montan sobre redes de alta movilidad, preferentemente autopistas, captando no ya consumidores de territorios de influencia sino sobre flujos de consumidores motorizados.

La Salada nace en un punto que no corresponde a una centralidad social ya construida (CT) ni a puntos focales de alta captación de flujos (NC), sino que se establece en una periferia urbana interna al amparo de la anomia que el entorno le ofrece, en lo que seguramente se manifiesta la llamada centralidad negativa (Barberis, W., 2009). Constituye un nuevo tipo de centralidad de alto impacto, con oferta concentrada de bienes de segundas marcas de productos de alta sofisticación de marketing, preferentemente vestimenta, que atrae consumidores de medio-bajo y bajo estándar así como a comerciantes de proximidad del conurbano y otras provincias y países limítrofes.

La centralidad negativa rompe con la semántica instituida de los ‘80 y ’90 en materia de comercialización,  como una mezcla de las áreas especializadas urbanas (el tradicional Once o la más moderna zona de outlets, Warnes, etc.) y las ferias de suburbio. Tiene relación con el quiebre de las cadenas de comercialización de alta sofisticación e intermediación pero de baja sustentabilidad. El alto grado de informalidad las confina en territorios intersticiales que repelen al consumidor muy formalizado pero atrae multitudes que pagan el costo para hacer grandes diferencias.

 

Conclusiones

Cuando se califica a La Salada como una ruptura de una cadena de valor urbana se debe aclarar que no constituye una excepción sino un caso de gran impacto socio-territorial. Un ejemplo también relevante y que forma parte de la agenda metropolitana es el reciclado informal de los residuos sólidos urbanos, que se instala en un lugar de fractura del modelo de relleno sanitario ideado para el CEAMSE hace más de 30 años.

La ecuación planteada por la tecnología aplicada no resiste más por: la valorización en el mercado de materiales que se entierran indiscriminadamente y, fundamentalmente, los costos socioambientales en que estos procedimientos incurren. Entre los casos de ruptura de cadenas urbanas de valor pueden citarse los servicios irregulares de transporte que cubren el déficit del servicio formalizado, los mercados clandestinos de alimentos perecederos que funcionan por fuera del Mercado Central, la venta ambulante, etc.

El tema abordado, esta mega-centralidad informal, tiene características tan sorprendentes que provocó una polémica no saldada entre posiciones como la de Alfonso Prat Gay, ex Presidente del Banco Central, que defiende el emprendimiento calificándolo como la “informalidad de los excluidos” (Prat Gay, A., 31-03-09), y la de Santiago Montoya, ex Director de ARBA, que propone hacerles cumplir la ley pero “facilitándoles salir de la informalidad” (Montoya, S., 7-04-09).

Si se piensa el espacio urbano como una trama que permita una fluida y universal relación entre lo privado y lo público y entre toda la gama de actividades socio-productivas, debe evitarse todo tipo de ghettización de sus componentes. Los casos de La Salada y de algunas otras actividades urbanas comentadas plantean el dilema de cómo la sociedad resuelve las transformaciones de las formas de producción y consumo mejorando los niveles de equidad social y de sustentabilidad ambiental.

Las restricciones como espacio público que este nuevo tipo de centralidad plantea, que por otros motivos también presentan los shoppings formales, solo serán revertidas si se logra un posible modelo no excluyente de incorporación de la informalidad anómica de estos sitios.

APA

 

El autor es Arquitecto y Planificador Urbano, a cargo actualmente de la Codirección del “Proyecto Estructura Socio-Territorial del Area Metropolitana de Buenos Aires”, Centro de Investigación Hábitat y Municipio (CIHaM), FADU/UBA.

Es Investigador Responsable del Observatorio de la Institucionalidad Metropolitanade Buenos Aires. 

Ver los informes trimestrales de Artemio Abba que café de las ciudades publica en relación a los avances y/o retrocesos de la institucionalidad y gestión de la Región Metropolitana de Buenos Aires.

 

Bibliografía

Abba, Artemio Pedro, (2007), Nueva lógica de Centralidad Urbana en el Siglo XXI - Área Metropolitana de Bs. As., Mundo Urbano nº 30, Universidad de Quilmes, 2007.

Abba, Artemio Pedro, (2009), Periferias internas en el AMBA / Las cercanas ciudades ocultas intrametropolitanas, café de las ciudades, número 85, noviembre 2009.

Barberis, Walter, (2009), Mas allá de la fragmentación, Identificación y mediación de los efectos de la fragmentación urbana en el AMBA, Urbanística pvs n. 51/52, luglio/agosto 2009, Dossier Buenos Aires, Pág. 12, Universidad Roma3, Italia.

Clarín, (2006), “Construyen a orillas del Riachuelo para agrandar una feria ilegal”, Diario Clarín, 14-10-06.

Clarín, (2006), “Siguen rellenando el Riachuelo para ampliar la feria de La Salada”, Diario Clarín, 18-11-06.

InfoRegión, (2009), “Volvió la tensión a La Salada”, Diario InfoRegión, 11-11-09.

La Nación, (2007), “La Salada ya es la mayor feria ilegal de América latina”, Diario La Nación, 21-01-07

Montoya, Santiago, (2009), “La Salada debe cumplir con la ley”, Diario Clarín, 7-04-09.

Perfil, (2009), “La Salada vende por internet y entrega en Puerto Madero”, Diario Perfil, 26-10-09.

Prat Gay, Alfonso, (2009), “En defensa de La Salada y de sus emprendedores”, Diario Clarín, 3-04-09.

Sanguinetti, Andrés, (2009), “País insólito: ya se puede comprar ropa de La Salada por Internet”, Diario Cronista Comercial, 26-10-09.

IMPRIMIR NOTA

Ambiente y Ciudades
Ciudades y Naturaleza
La articulación entre dos ecologías I Por Saskia Sassen

Existen algunos condicionantes fundacionales que dominan crecientemente nuestra forma de vivir. Uno de ellos es el hecho de que todos los flujos de energía y material en la economía humana vuelven en forma de contaminación y residuos a la biosfera. La ruptura en el fondo de este conjunto de flujos es producida y puede, por ende, ser revertida -y algunas ciudades están trabajando en este propósito. Esta ruptura está presente en casi todos los sectores económicos, urbanos y no urbanos. Pero es en las ciudades donde se manifiestan sus interacciones y efectos acumulativos más complejos. Esto hace que las ciudades sean la fuente de la mayor parte del daño ambiental y de algunas de las condiciones más inextricables que alimentan al daño ambiental. Sin embargo, la complejidad de las ciudades es también parte de la solución.

 
El Plan de Comuna en la Ciudad de Buenos Aires
Un análisis crítico de la legislación argentina (VI) I Por Marcelo Corti

Si bien el barrio sigue siendo una escala válida de comprensión y actuación territorial, la situación social y económica es otra y bien distinta, e incide sobre las posibilidades de planificación y desarrollo urbano. El mercado inmobiliario y de la construcción ya no es un mercado de PyMEs, sino que sufre las consecuencias de la concentración. La intervención del Estado está condicionada por las crisis fiscales y por los nuevos paradigmas de ordenamiento ambiental del territorio y de participación vecinal y ciudadana, e incluso la judicialización del planeamiento urbano (del cual los conflictos sobre el Código de Planeamiento urbano y, en especial, el fallo de la Corte Suprema sobre la Cuenca Matanza Riachuelo son expresiones de enorme relevancia).

Fútbol y Ciudades
La vuelta a Boedo
A 30 años del ultimo partido de San Lorenzo en el Gasómetro I Por Marcelo Castillo
Y
Cuestionario a los arquitectos Mario Sabugo, Eduardo Cajide, Sergio Zicovich Wilson y Hugo Montorfano.

La situación actual en las 4 manzanas que ocupara el club en Boedo no es fruto de un proyecto urbano definido y consistente. Más bien, es el resultado de un proceso marcado por ideas vagas de la planificación urbana, ingenuidad e irresponsabilidad de las dirigencias del club, desidia y oportunismo empresarial, con un innegable tufillo a corrupción. San Lorenzo no se fue de Avenida La Plata empujado por las tendencias del mercado inmobiliario. La prueba más evidente de ello es que 30 años después la zona no es demasiado diferente de lo que era cuando estaba el Gasómetro. A una cuadra del predio que hoy ocupa el hipermercado se siguen viendo baldíos, fábricas abandonadas, talleres.

 
Plan de Renovación del Barrio Los Yoses
Un sistema de acupunturas urbanas en San José de Costa Rica I Por Luís Diego Barahona

Como conjunto, el barrio posee un valioso acumulado de viviendas de estilo internacional, una escala de uno o dos niveles, una topografía accidentada con declives hacia el río Ocloro, una “atmósfera” con calles sinuosas y abundante arborización y la Iglesia de Fátima (Arq. Alberto Linner, 1969).  Este sector actualmente se ve fortalecido con la creación del Plan de Renovación Barrio Los Yoses, el cual es liderado por la Asociación de Vecinos del Barrio Los Yoses y planteado por los arquitectos Luis Diego Barahona y Eugenia Solís. Este proyecto urbano se enfoca en el fortalecimiento del espacio público, la consolidación de la identidad del lugar y la vitalización de los valores paisajísticos del barrio. A su vez, contempla de manera prioritaria el usuario, la integración social y el bajo costo de inversión. 

 
Buenas y Malas prácticas urbanas 2009
Todas las propuestas: se vota hasta el 30 de diciembre

Un grupo de esculturas distribuidas a lo largo del Parque apunta a generar la reflexión de los visitantes en torno al pasado reciente. Doce de ellas fueron elegidas mediante Concurso Internacional en el que se presentaron más de 600 proyectos, provenientes de 44 países. Este sitio es el primer parque memorial de la Argentina y de la región dedicado a la memoria. Contiene hasta la fecha los nombres de 8.718 personas, colocados por año de desaparición o muerte en orden alfabético, y da testimonio del más oscuro período de la historia argentina. Un recorrido en rampa procesional, lleva al encuentro con los nombres que se asientan sobre estelas de pórfido patagónico, a lo largo de un trayecto que comienza en una de las plazas y termina en la rambla, sobre el río. Creo que se encontró un equilibrio entre el paisaje natural y la presencia de la ciudad.

Una mirada arrabalera a Buenos Aires I Columna a cargo de Mario L. Tercco.

En este número: Terquedad 2-13-31

 

Thomas Hagedorn y su recuerdo de la Caída del Muro, barreras en La Horqueta, una investigación de Ciudadanía & Democracia.

 

Manifiesto Metropolitano - Concurso estudiantil sobre Vivienda Social, desde Rosario - Barcelona: el archivo del CCCB, abierto a consulta pública - Fórum Urbano Mundial, en Río - Seminario de antropología, ciudad, arquitectura y territorio, en París - Curso de Rehabilitación de los Centros Históricos y Barrios Degradados en La Habana - XI Coloquio Internacional de Geocrítica, en Buenos Aires - Ciudades para todos, en Viena - Bicentenarios en acción - El Bicentenario en Córdoba - RISCO, desde São Paulo - Manual de Derechos Humanos para Organizaciones Sociales - Proyecto de alquiler social en Brasil - “Ganar la calle” no logra una democracia mejor - Las dos caras del turismo, por Fernando Diez - El supermercado: un mundo paralelo para “lelos”.

 

 


 

> ACERCA DE CAFÉ DE LAS CIUDADES

café de las ciudades es un lugar en la red para el encuentro de conocimientos, reflexiones y miradas sobre la ciudad. No es propiedad de ningún grupo, disciplina o profesión: cualquiera que tenga algo que decir puede sentarse a sus mesas, y hablar con los parroquianos. Amor por la ciudad (la propia, alguna en particular, o todas, según el gusto de cada uno), y tolerancia con las opiniones ajenas, son la única condición para entrar. Hay quien desconfía de las charlas de café: trataremos de demostrarle su error. Nuestro café está en cualquier lugar donde alguien lo quiera disfrutar, pero algunos datos ayudarán a encontrarlo. Estamos en una esquina, porque nos gustan los encuentros, y porque desde allí se mira mejor en todas las direcciones. Tenemos ventanas muy amplias para ver la vida en las calles, y no nos asustan sus conflictos. Es fácil llegar caminando a nuestro café, y por eso viene gente del centro y de todos los barrios (sí alguien prefiere un ambiente exclusivo, que se busque otro lugar). No faltaran datos sobre cafés amigos, porque nos gusta andar de bar en bar: ¿cómo pedirle a los parroquianos que se queden toda la noche en el nuestro? Esa es la única cadena a la que pertenece el café de las ciudades: la de todos los cafés únicos e irrepetibles, en cualquier esquina de cualquier ciudad.

Marca en trámite
Editor y Director: Marcelo Corti
Diseño:
Laura I. Corti
Corresponsal en Buenos Aires: Mario L. Tercco

Las notas firmadas no expresan necesariamente la opinión del editor.
Al incluir un mecanismo de remoción, este material no puede considerarse spam.
Material protegido por la legislación autoral. Para su reproducción, consultar con el editor o con el autor en cada caso.
Copyright © 2002 - 2003 - 2004 - 2005
- 2006 - 2007 - 2008- 2009 café de las ciudades para todo el material producido para esta edición