> Ediciones Anteriores:  
Título Subtítulo
> Número Revista:  
        
  > Año 14 / Número 151 - 152 / Mayo - Junio 2015 > REVISTA DIGITAL
 
 
 
 


 > SUMARIO
Urbanidad contemporánea y Política de las ciudades  

Una Rayuela de antropología urbana argentina

Sobre el libro de Ariel Gravano I Por Ana Falú

 

N. de la R.: El texto de esta nota reproduce el prólogo de la autora a Antropología de lo urbano, de Ariel Gravano con capítulos de Bárbara Galarza, Rosana Guber y Carlos Herrán, cuya segunda edición ampliada y corregida publicará en las próximas semanas café de las ciudades.

 

Cada vez con mayor énfasis, los temas y los problemas de la cultura urbana se develan prioritarios para la resolución y reflexión ciudadana. En ese clivaje ubico Antropología de lo Urbano, y es en éste punto donde Ariel Gravano nos ofrece un instrumento particularmente relevante para quienes estamos comprometidos con la educación universitaria, con la formación de recursos humanos y la investigación, entendida ésta como una herramienta para la transformación y la incidencia en las políticas. Y, además, para una lectura creativa e inspiradora, que renueva la confianza en ésta modalidad de producción intelectual, traspasando los marcos estrictamente académicos.

 

 

El emprendimiento del autor es vasto y comprometido; conlleva una doble clave: señalar los problemas urbanos contemporáneos dando cuenta de la intensidad que supone la experiencia individual y a la vez colectiva de vivir en las ciudades y, al mismo tiempo, los complejos itinerarios de las ciencias sociales para abordarlos.

La pregunta que propone Ariel Gravano, “¿cómo llegar a una visión total?”, conlleva la intención de problematizar a jóvenes intelectuales, estudiantes de antropología, no desde una pléyade de casos, sino desde las teorías, los conceptos y las categorías de la trama antropológica clásica y contemporánea. Y a ello se agregan además los incentivos propios para el desarrollo de programas de investigación, concibiendo una antropología que presta un servicio, que es útil, que prepara para el debate.

Uno de los aspectos más interesantes de la obra de Gravano se sitúa en el hecho de reconocer que todos los ciudadanos y ciudadanas tenemos unas ideas, unas concepciones y una poética de la ciudad donde vivimos, orientando todo su esfuerzo intelectual en atrapar esa multiplicidad de perspectivas y actantes. La lectura nos conduce por los barrios, por las calles, hacia las bibliotecas y las aulas, por la periferia a través de una amable retórica ligada a la cuestión identitaria y al necesario gesto político.

El acento antropológico en esta publicación define al fenómeno urbano como el objeto de análisis; sin embargo,el énfasis está puesto en la cotidianeidad de las personas en estas ciudades. El tema urbano, definido en los años ´60 como “le droit a la ville de Henri Lefebvre o en “la cuestión urbana”, según el abordaje de Manuel Castells (por cierto,dos autores clave para los estudiosos del tema), han significado sendos paradigmas sobre los cuales se han construido yconstituido, desde hace ya varias décadas, loshitos de preocupación de distintas disciplinas, así como la perspectiva de quienes planifican y gestionan las ciudades.

El análisis de Gravano pone en foco las condiciones y contradicciones sociales, económicas, políticas y culturales, con particular énfasis en los nuevos fenómenos urbanos: la creciente y diversificada violencia urbana, haciendo referencia a maras, narcotráfico, caos vial, ambiental, y las carencias de diversa y dramática magnitud de vastos protagonistas de las vivencias urbanas, tales como son los pobres urbanos,los migrantes, los jóvenes, las mujeres,quienes soportan particulares discriminaciones estigmatizadoras. Una perspectiva que si bien pone de manifiesto el lado oscuro de la vida urbana contemporánea, muestra que también las ciudades son el espacio de la esperanza, de la transformación de las vidas individuales, con narrativas y memorias soldadas en las políticas, la conflictividad propia, el deseo y la realización. Allí radicaría su singularidad histórica, y condensación cultural. En ese escenario se conjugan ambiguas promesas que trazan un amplio arco entre las mayores sofisticaciones, oportunidades de educación, recreación, vida política, social y cultural, junto a pobrezas de todo tipo, violencia creciente y diversa, trata de mujeres, maltrato de la infancia, tráfico de armas y drogas.En este mundo globalizado, las ciudades latinoamericanas no son excepción y expresan la tensión entre formas extremas de atraso y pobreza de derechos y una modernidadque cuanto más sigue el compás del mercado más amplía las grandes brechas de desigualdad.

La revolución de las comunicaciones, que genera el espacio invisible de las redes sociales,ha creado nuevas formas de encuentro; al decir de Amparo Sevilla y Ana María Portal en Las fiestas en el ámbito urbano, se trata de “redes sociales de intercambio y de organización a través de las cuales la ciudad, aparentemente fragmentada, caótica y sin sentido” se articula y genera canales culturales específicos. Como certeramente señala Gravano,“La ciudad es un hecho y un derecho. Es una de las consumaciones más notorias de la producción material y simbólica, en un proceso de transformación y socialización permanente. No se reduce al mero espacio físico de aglomeración sino que adquiere valores, identidades e imaginarios construidos históricamente. Por lo tanto, no sólo se vive en la ciudad sino que se vive la ciudad. Y parte de ese vivir significa producirla, gozarla, sufrirla, reivindicarla y lucharla”.

 

 

Diferentes autores, como Saskia Sassen, el citado Castells, Jordi Borja, Ernest Burgess, David Harvey, entre otros, hancontribuido a desentrañar las complejidades que encierra la transformación de las ciudades, en el marco del proceso de globalización y el auge de las políticas neoliberales de los ‘90 que,para nosotros los/as latinoamericanos, aun considerando los buenos signos de recuperación del rol del Estado, siguen presentes.

Ariel Gravano, en los capítulos del cuerpo central de su libro, en particular en “Apuntes sobre la ciudad postmoderna”, pondrá en tensión los debates y los autores, interrogando acerca de lo nuevo de estos fenómenos resultantes,subrayando la intensificación de la globalización y coincidiendo en el alto costo social que conllevan. En busca de las claves interpretativas sobre las ciudades en la globalización y su inherente revolución comunicacional, en la red ALFA-IBIS, que integré como una de sus promotoras, la preocupación se centra en tres campos de tensiones, como fenómenos de gran interdependencia, que han transformado drásticamente las formas de vivir y percibir la ciudad: globalización, forma urbana y gobernabilidad. Estas ciudades de hoy ya no son más lo que eran; en América Latina respondieron al paradigma generando las mayores brechas de desigualdad económica y social, hecho que se expresa en el territorio en una nueva geografía urbana de fragmentación territorial y cuya evidencia empírica, al decir de Burgess, no es solo fragmentación sino segregación social y territorial.

En estas transformaciones y expansión de territorios inasibles y complejos, el estudio de la vida cotidiana y la cotidianidad de las relaciones y actores sociales que desmenuza Gravano son no sólo necesarios ejes teóricos de abordaje sino la trama intersubjetivaque permite comprender la vida en la ciudad.En ese sentido,merece señalarse el aporte de Gravano, quien definirá, primero, la importancia de la relación entre ciudad y construcción de la ciudadanía y, segundo, la vinculación entre el hecho y el derecho, a lo cual agrego, no sólo derecho medible según los indicadores económicos, sino por aquellos tangibles e intangibles que harán a la calidad de vida, tales comoel derecho a los bienes urbanos, a la seguridad, a la accesibilidad, a la participación, a la vivienda y los servicios. En tercer lugar, a las relaciones entre el conflicto y su regulación, colocando el énfasis en los actores sociales y planteando la necesidad de pensar en una salida que vaya más allá de las posiciones éticas o ideológicas, y en el análisis de las contradicciones, en línea con el pensamiento de David Harvey, al cuestionar los paradigmas y las estructuras desde las cuales se construyen las relaciones sociales en pugna.

El libro puede ser leído, después de sus dos capítulos introductorios referidos a “lo antropológico”, como Rayuela, de Julio Cortázar, ya que cada sección incorpora una lección y el orden de su lectura no altera el producto de conocimiento y reflexión que ofrece.

 

 

Otra preocupación del autor está puesta en los millones de sujetos sociales que desarrollan sus existencias en esos territorios del miedo, de las exclusiones, de las discriminaciones diversas, en esos territorios en los que invierten sus esfuerzos en el sueño de la transformación de sus existencias y en los cuales encontrarán los obstáculos mayores, en tanto se sitúan atravesados por el conflicto como algo permanente en el ámbito privado y en el público. Coincido con Elena Achilli en que este texto refuerza el sentido de la mirada antropológica urbana, como área diferenciada de investigación y aplicación, lo cual nos remite a Néstor García Canclini, quien reconoce los aportes antropológicos sobre lo urbano desde los años ´50, señalando que dicho reconocimiento no se produce hasta el inicio de los ´80.

Es propicio señalar en esta obra su singular despliegue y eco en la antropología de la pobreza, y pienso en Oscar Lewis y “Los hijos de Sánchez”, iniciático ensayo de los ´70. Recupero en la memoria aquel inaugurallibro leyendo a Gravano y la forma en que se emparenta con aquella búsqueda orientada a descifrar cómo se ponen en acción los aspectos simbólicos ypragmáticos en la vida cotidiana de la gente, buscando dar cuenta de las categorías abstractas de la comunidad. Gravano busca desentrañar las experiencias cotidianas para resignificarlas en la lectura sobre la vida urbana y bucea allí buscando incidir en los debates y reflexión de la academia por un lado, y en las políticas públicas por otro. No es casual que dé inicio a su libro con la pregunta ¿El Indoamericano para los indoamericanos?, señalando que a partir de conocer esos actores sociales y su cotidianidad será posible interpretar las continuidades y las rupturas de los procesos entre los actores, y de estos con las instituciones.

La categoría de “los precarizados urbanos” de David Harvey se hace presente en la referencia de Gravano a los migrantes, los pobres urbanos, “los que constituyen los sectores subalternos de la ciudad… producto de una construcción social que los segrega y estigmatiza”. La globalización, la construcción de nuevas culturas ciudadanas, las nuevas espacialidades, hacen del ámbito urbano un objeto central en los procesos contemporáneos de modernización, lugar en el cual se visibilizan diversidad de identidades y nuevos sujetos sociales, convirtiéndolo en espacio privilegiado de la acción política.

Me interesa significar el aporte que hace Gravano en el capítulo “La identidad barrial como producción ideológica”, pues es en esa sección sobre barrio y familia donde aborda el tema de las mujeres, y esta mención, cara a mis intereses por ser propia a mi definición intelectual, me permite agregar algo al respecto. Lo cotidiano ha sido el campo politizado por los feminismos y donde se ha resignificado la división sexual del trabajo, para mencionar dos temas centrales. Ello da cuenta de “fugas” hacia cotidianeidades más democráticas, hacia el “buen sentido” democrático en la perspectiva gramsciana. El derecho a tener derechos que vienen planteando las mujeres es reclamado por quienes más han aportado en politizar lo cotidiano en tanto “la vida en las ciudades, para hombres y mujeres, se define y relaciona con las experiencias que viven en la misma, y en esa experiencia el territorio escentral, la localización, los servicios, la accesibilidad, el equipamiento”(Falú). Sabemos que incorporar la categoría analítica de género en la disciplina urbanística, así como en la antropología urbana, no ha sido fácil. “La distorsión androcéntrica de las ciencias sociales sólo ha podido constatarse en el último siglo; en su origen y constitución la perspectiva sesgada fue una constante. La ausencia naturalizada de las mujeres como productoras del conocimiento fue acompañada de una carga ideológica según la cual la mujer sólo estaba presente como lo otro jerárquicamente devaluado y constitutivamente excluido. Sin embargo, la teoría de género ha impactadoindiscutiblemente en diferentes ciencias sociales en las últimas décadas. No sólo su inclusión institucional como temática legitimada y en expansión, sino también los numerosos, y a veces desafiantes, cuestionamientos a las disciplinas mismas constituyen un fenómeno institucional revitalizador para la cultura intelectual contemporánea. En algunas ciencias sociales, la incursión de esta nueva mirada de género es aún tímida y de avanzada; en otras, constituye conocimiento sólidamente reconocido” (Morey).

El pensamiento crítico sobre las ciudades y los desarrollos teórico-conceptuales acerca de lo urbano se han estructurado detrás de conceptos neutros tales como familia o población, desconociendo así las relaciones distintas y asimétricas, entre varones y mujeres. Negando a las mujeres en la mirada disciplinar, en la producción del conocimiento en sí mismo, tanto como sus demandas y necesidades específicas,se ha obstaculizado la posibilidad dedar cuenta de los significativos cambios socio-demográficos en la sociedad. A su vez, el urbanismo, que puede crear condiciones más propicias, se ha ocupado preferentemente de los grandes temas de las ciudades, descuidando los espacios micro que,al decir de Teresa Boccia, permiten trabajar sobre la microfísica del territorio, que es primordial a la calidad de vida de las personas y en particular de las mujeres. Desde Jane Jacobs, distintas estudiosas contribuyen con investigaciones y propuestas para una mejor calidad de vida en los espacios urbanos;en ese sentido,DoreenMasseyaporta una lectura significativa al subrayar el valorsimbólico de las dimensiones lugar y espacioen relación al género y cómo, a partir del mismo, se articulan formas específicas de construcción del espacio. La referencia hace hincapié enla distinción occidental establecida entre espacio público y privado y su consecuenteimpacto diferencial sobre varones y mujeres a lo largo de la historia. Y en esta distinción registramos a las mujeres como sujetos invisibilizadasen las ciudades, relegadas al ámbito privado del hogar, lo cual tendrá sustento en la fuerte división del trabajo sexual imperante: “hombres vinculados al trabajo productivo -generadores de ingresos- y mujeres pensadas como responsables únicas y excluyentes del trabajo doméstico y reproductivo -cuidado de los hijos y organización del hogar” (Falú). Lo señalado pone en evidencia la necesidad de estudios que recuperen el valor de la experiencia, el papel de las subjetividades, el proceso social y cultural de construcción de las identidades. Las mujeres latinoamericanas, particulares protagonistas del siglo XX, irrumpen en los albores de la recuperación democrática de los ‘80 con consignas como “democracia en el país y en la casa” y “lo personal es político”, interpelando construcciones anacrónicas que persisten en el tiempo. Lechner plantea que el entramado complejo de la vida cotidiana es el espacio inmediato, donde se actúa, el que da el significado a la vida misma, en cuyas prácticas se asientan ideologías, valores y normas.

 

 

Gravano nos propone el tema de las violencias desde distintas entradas de análisis, poniendo en críticala apuesta a lógicas represivas y mayor segregación, que trazan aún más fronteras para los “nuevos extraños, los que desordenan y no preservan la pureza de la vida consumista”,aquello que Vera Malaguti acertadamente nombra como “la confrontación del miedo”. En estas prácticas no sólo discriminatorias y represivas, sino con consecuencias estéticas en la ciudad, que se expresan en escenarios jerarquizados, es necesario incorporar la dimensión de género y poner el acento en la violencia diferente yaleatoria, como dice Kessler, individualizada a través de los cuerpos de las mujeres. El cuerpo es un continente político y el espacio urbano su soporte físico y cultural; allí es donde se despliegan estas violencias yescalan desde la dramática cotidiana a la tragedia sin más en hitos de artera repetición como las del Indoamericano.

Eduardo Galeano nos recuerda que en “La ciudad como cárcel, quien no está preso de las necesidades está preso del miedo”. Gravano, en valioso emprendimiento, nos hace un guiño no sólo sobre el valor de comprender sino sobre la posibilidad de transformar.

AF

Córdoba, mayo de 2015

 

La autora es Arquitecta (UNT), Doctorada en Bouwkunde TU Delft. Es Directora del Instituto de Investigaciones de Vivienda y Habitat(INVIHAB), UNC-FAUD, y Profesora e Investigadora en la misma universidad. Fue Directora Regional del Programa ONU Mujeres.

 

Antropología de lo urbano. Ariel Gravano, con capítulos de Bárbara Galarza, Rosana Guber y Carlos Herrán. Segunda edición ampliada y corregida; café de las ciudades. Buenos Aires, 2015. ISBN: 978-987-3627-09-5. Disponible a partir de julio. Primera edición: UNICEN (Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires),Tandil, 2013.

 

Un fragmento del libro en café de las ciudades:


Número 133-134 I Urbanidad contemporánea y Política de las ciudades
Antropología de lo urbano I Los vecinos y los “otros” I Por Ariel Gravano

 

 

Planes y Proyectos de las ciudades
Formas y mixturas urbanas en las ZAC francesas
La evolución de la manzana al "macrolot", según Jacques Lucan I Por Marcelo Corti

Lucan realiza en su libro un exhaustivo análisis de las operaciones francesas del último medio siglo, integrando las cuestiones de desarrollo inmobiliario, coordinación de programas, proyectos y obras, mixturas, escalas de proyecto y paisaje urbano; en definitiva, los puntos clave de cualquier tipo de desarrollo urbano. Comienza ese proceso con la historia del reconocimiento del “îlot” o manzana urbana, las características de su división catastral y los distintos intentos de coordinación funcional y morfológica a partir de Haussmann, incluyendo las visiones opuestas de Robert Auzelle y Le Corbusier. Esta tensión entre el urbanismo de grands ensembles y las propuestas para transformar el îlot  en “una suerte de Palais-Royal abierto en sus lados” recorre todo el siglo XX. A fines de la década del ´60 comienza a establecerse el reconocimiento de la calle, la manzana y la parcela como elementos constitutivos del paisaje urbano parisino, y en general el respeto al tejido constituido de la ciudad, “un espacio de sedimentación con una forma construida y un valor antropológico”.

Economía y Política de las ciudades
La planificación urbana importa
El caso Caval, las catástrofes y las políticas de suelo y ciudad en Chile IPor Alfredo Rodríguez y Paula Rodríguez

El suelo urbano, sobre el cual la mayoría de los habitantes de nuestro país, Chile, vive, circula, trabaja, estudia, es el objeto central de la planificación urbana. En la tradición española de la legislación urbanística, la ley central es la Ley del Suelo, donde se califican los suelos por su uso. En nuestro país, el suelo urbano no ha formado parte de la agenda política; incluso, el año pasado fue dejado fuera de la reforma tributaria (véase, sobre el tema, el exhaustivo artículo de P. Trivelli, “Grandes ausentes de la reforma tributaria: contribuciones y Ley de Rentas Municipales”). Sin embargo, en los primeros tres meses de 2015 apareció como un importante tema político, al demostrarse cómo el uso de mecanismos de planificación urbana lo convertían en generador de riqueza, y cómo cuando no se toman en cuenta las regulaciones y exigencias de resguardo de riesgos propios de la planificación, la vida se ve afectada. Para ejemplificar la importancia de la planificación urbana y la necesidad de una mayor regulación del mercado del suelo, en esta nota se revisa el caso Caval y el reciente desastre urbano y pérdida de vidas producto de los aluviones en el norte del país, en marzo de 2015.

Proyectos y Política de las ciudades
Vivienda en cesión de uso en Can Batlló
La Borda, una experiencia de autogestión en Barcelona IPor la Cooperativa de viviendas en cesión de uso La Borda.

La Borda tiene como objetivo principal proveer de alojamiento digno y estable a las personas asociadas a partir de la creación de una promoción de viviendas en la que la el suelo y las viviendas sean propiedad colectiva y exclusiva de la cooperativa. Se trata del primer intento en la ciudad de Barcelona de llevar poner en práctica esta forma de acceso legal a vivienda no especulativa, y el proyecto tiene una fuerte base comunitaria. La toma de decisiones —desde el régimen interno y el modelo de convivencia, hasta las cuestiones energéticas y los diseños de los espacios comunes— pasa por la asamblea general, principal órgano decisorio de la cooperativa. La cooperativa está organizada en seis comisiones: arquitectura, economía, jurídica, convivencia, comunicación y secretaría. Cada una lleva sus propuestas a la asamblea general o reuniones monográficas en la que se toman las decisiones. En cierto modo, se podría afirmar que La Borda es una promotora autoorganizada para acceder a una vivienda digna. Una experiencia que se piensa a sí misma como prueba piloto, para que a medio plazo no sólo queremos levantar este proyecto, sino extender el modelo y fomentar su replicabilidad.

Política de las ciudades

Contradicciones entre la política y la gestión
Esquivas entrelíneas metropolitanas de las PASO de la ciudad I Por Artemio Pedro Abba

Un preliminar ejercicio de lectura de “las propuestas” expuestas por los candidatos de los diversos espacios políticos que se presentaron en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) porteñas revela que adolecen de la misma falta de mirada metropolitana.

Se requiere un examen cuidadoso de las oscuras entrelíneas del profuso marketing político, escaso en proposiciones escritas y estudiadas, para hallar alusiones a las cuestiones que trimestre a trimestre se ubican en la Agenda Metropolitana irresuelta del OUL-BAM. Llama la atención que la propia gestión avanza muchas veces con mayor audacia sobre temas interjurisdiccionales, encontrando formas coyunturales de cooperación, que en algunos casos alcanzaron un nivel superior de formación de institucionalidad, como sucedió con la creación de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR), a partir de un histórico fallo de la CSJN, o la más reciente creación de la Agencia de Transporte Metropolitana (ATM).

Lugares
El Paseo del Águila en Martínez
Una postal del aboandono, entre rejas y candados IPor Pablo Sapere

Una oportunidad de repasar un poco de historia y de revisitar con mis hijos los lugares donde me llevaban mis viejos cuando era chico. Para los que no son de la zona, los pongo en contexto: Martínez, localidad del partido San Isidro, tiene unos dos kilómetros de costa frente al río. Bordeándola, hay una barranca donde construyeron sus fastuosas mansiones algunas de las fortunas más ultrajantes de este país. Para los más bien modestos vecinos del Alto Martínez, esas barrancas son inaccesibles, salvo en las angostas veredas de las únicas cuatro calles que llegan hasta la costa. El único “trozo” de barranca pública en toda la localidad –el único espacio pensado para que un vecino se siente a tomar un mate a mirar el río desde cierta altura– es el Pasaje del Águila. Este es pequeño, no tiene más que el ancho de una calle y una superficie que no llega a los 2.000 metros cuadrados. Termina en un mirador, con una pequeña escalera en forma de gruta que baja a la costa. En otras épocas había un balneario –dicen que los veranos eran mucho más frescos cuando se podía nadar en el hoy infectado Río de la Plata–  y ahora un muy exclusivo club privado. 

Arquitectura de las ciudades (I)
La poética del vacío en la Ville Savoye
Los patios en las viviendas de la modernidad IPor Carlos Gómez Sierra

1929. Poissy, muy cerca de París. Una amplia parcela casi cuadrada cubierta por una extensa alfombra verde de pasto tierno. En su centro, una extraña construcción geométricamente pura que parece estar suspendida sobre delgadas columnas cilíndricas. Incrédulos, nos aproximamos lentamente por entre frondosos árboles hasta enfrentarnos con ella. Surge en nuestro espíritu una leve conmoción que destruye siglos de cultura depositados en nosotros capa sobre capa. Es cuando nos preguntamos ¿por dónde accedemos? ¿Por dónde penetramos a esta forma fría y perfecta que parece expulsarnos de su inalterable condición? Presurosos, nuestros cuerpos responden al llamado de nuestros espíritus y comenzamos a trasladarnos, paso a paso, en torno a ella. Recorremos el espacio, lo vivenciamos, lo sentimos. Tal vez el pasto, húmedo por el rocío, recoja las hojas secas del invierno y crujan bajo nuestros pies. Sentimos en nuestros rostros el sol del mediodía, el mismo que rebota y reverbera en las lisas y pulidas superficies blancas de “la forma”.

Arquitectura de las ciudades (II)
Arquitectura Fórmula Uno
Foster y la tradición inglesa, del Crystal Palace a parque Patricios IPor Alejandro Cohen

Viene de lejos esa pasión por el acero y sus forjados. Quizás arranque en el movimiento arts & crafts, pasando por el Crystal Palace de Joseph Paxton y la tradición industrial inglesa, especialmente de su etapa imperial y sus enclaves coloniales. Así se diseminaron por el mundo puentes y diversas estructuras manufacturadas en las acerías británicas: estaciones ferroviarias, barcos, armamentos, aviones y souvenirs deportivos (especialmente en la fórmula uno) de la mercancía reina, como llamaba Tomás Maldonado al automóvil en el siglo XX. Desde esa tradición industrial del acero y de las tecnologías de la artesanía avanzada operan grupos como Foster + Partners. Tiene el mismo romanticismo exquisito y a la vez declinante de Rolls Royce y Bentley (ahora propiedad de BMW y Volkswagen, respectivamente). Son productos premium para un mundo en crisis de sentido. Son celebraciones de la creatividad humana y su cultura tecnológica. Son manufacturas de taller, alejadas del “in situ”, aunque siempre singulares. Siempre piel y huesos. Y a veces buenos bíceps.

POSICiones Cordobesas
Siete razones para (¿no?) demoler la penitenciaría de Barrio San Martín
La necesidad del debate, la necesidad del proyecto IPor Carola Inés Posic

Circuló por las redes una nota de opinión escrita por Adolfo Ruiz en el diario Comercio y Justicia de Córdoba, que recibió una considerable adhesión entre entendidos y neófitos. El artículo propone siete razones (bastante razonables) para NO demoler la penitenciaria desactivada del Barrio San Martin de Córdoba, ante el anuncio de demolición por parte del Estado Provincial para convertir su predio en un parque urbano de seis hectáreas. Independientemente del derrotero legal que tome el destino futuro del edificio -cabe aclarar que la justicia federal suspendió en mayo de este año su demolición a fin de ser preservada para numerosos juicios por violaciones a los derechos humanos-  aceptamos el desafío de la nota, que no pretende imponer ideas sino abrir el debate, y retrucamos con siete razones… para demolerla. Sin embargo, valga la aclaración que estas afirmaciones solo tienen sentido como parte de esa discusión.

Terquedades
Una mirada arrabalera a Buenos Aires
Terquedad Ni una menos I Columna a cargo de Mario L. Tercco

El tiempo dirá si además tendrán efecto en lograr las respuestas necesarias desde el Estado y la sociedad; en principio, no parece probable que la energía social que insumió esta demostración se disipe sin generar resultados concretos. La movilización tuvo varios puntos destacados: fue auto-organizada, fue simultánea en casi cien ciudades, tuvo una consigna muy clara (“ni una menos”) y tras ella unos reclamos específicos muy concretos, y tuvo concurrencia desde todos los sectores sociales. En una época de pertenencias débiles y compromisos efímeros, una demanda social unificó a prácticamente toda la sociedad (salvo a algunos francotiradores a ambos lados del river/boca K/antiK, recelosos de una manifestación social que escapó a su elemental lógica binaria). Esas demandas concretas que mencionamos (“puntos ineludibles para recorrer el camino hacia Ni una menos”) fueron las nueve que se leyeron en los actos de cierre y en general su implementación corresponde al Estado, en sus distintos poderes y niveles.

 

Juramento y Ramsay (errar es humano), historias del Plan de Desarrollo Urbano panameño y el Plan de Metas cordobés, el Puerto de Buenos Aires según el Plan Estratégico y una mirada sobre las plusvalías de los parques industriales.

 

Encuentros, Jornadas, Seminarios, Congresos: Propuestas para la Ribera de Buenos Aires - Ciencias de la Tierra, en Malargüe - Buenas Prácticas en Iberoamérica, conferencias on-line de la FIU - Gestión de la Movilidad Sostenible, conferencias on-line de la FIU - XV Convención de Ordenamiento Territorial y Urbanismo, en La Habana Convocatorias y Concursos: Pensar la vivienda, vivir la ciudad Cursos y programas académicos::Master UOC - Maestría en Urbanismo, en Córdoba - Gestión y Revitalización de la Ciudad, el Paisaje y el Territorio, en Ciudad Real y Toledo Exposiciones y muestras: Sector Primario, en León - Con o Sin Techo, exposición itinerante Noticias y Publicaciones: Docu-ficción sobre Giancarlo De Carlo, arquitecto de Urbino - Land Lines en español -Brasilia, transformaciones en el orden urbano - Pista Urbana - Atlas de Barrios Vulnerables de España - Guía Práctica de Instrumentos Urbanísticos - Plan Estratégico BALCARCE 2020. Ciudad inclusiva, región integrada.

 





 

 

 

 


 

> ACERCA DE CAFÉ DE LAS CIUDADES

café de las ciudades es un lugar en la red para el encuentro de conocimientos, reflexiones y miradas sobre la ciudad. No es propiedad de ningún grupo, disciplina o profesión: cualquiera que tenga algo que decir puede sentarse a sus mesas, y hablar con los parroquianos. Amor por la ciudad (la propia, alguna en particular, o todas, según el gusto de cada uno), y tolerancia con las opiniones ajenas, son la única condición para entrar. Hay quien desconfía de las charlas de café: trataremos de demostrarle su error. Nuestro café está en cualquier lugar donde alguien lo quiera disfrutar, pero algunos datos ayudarán a encontrarlo. Estamos en una esquina, porque nos gustan los encuentros, y porque desde allí se mira mejor en todas las direcciones. Tenemos ventanas muy amplias para ver la vida en las calles, y no nos asustan sus conflictos. Es fácil llegar caminando a nuestro café, y por eso viene gente del centro y de todos los barrios (sí alguien prefiere un ambiente exclusivo, que se busque otro lugar). No faltaran datos sobre cafés amigos, porque nos gusta andar de bar en bar: ¿cómo pedirle a los parroquianos que se queden toda la noche en el nuestro? Esa es la única cadena a la que pertenece el café de las ciudades: la de todos los cafés únicos e irrepetibles, en cualquier esquina de cualquier ciudad.

Marca en trámite

Las notas firmadas no expresan necesariamente la opinión del editor.
Editor y Director: Marcelo Corti
Diseño: Laura I. Corti
Corresponsal en Córdoba: Carola Inés Posic
Corresponsal en Buenos Aires: Mario L. Tercco >

Al incluir un mecanismo de remoción, este material no puede considerarse spam.
Material protegido por la legislación autoral. Para su reproducción, consultar con el editor o con el autor en cada caso.
Copyright © 2002 - 2003 - 2004 - 2005
- 2006 - 2007 - 2008 - 2009 -2010 - 2011- 2012 - 2013 -2014 - 2015 café de las ciudades para todo el material producido para esta edición.